Autor: Mamás Reales Blog

Tener un hijo transforma tu cabeza

Siempre fui sensible a los olores. No sé si han visto la película o leído el libro El Perfume. Bueno. Yo soy un poco así, aunque mis conductas han sido bastante más controladas que la de ese personaje. Con mis embarazos, mi olfato se agudizó aún más, me cambió el oído y el sueño –antes dormía como un oso y ahora me despierto con el suspiro de mis hijas-, algo del gusto y estoy segura que perdí memoria. Hace unos días conversando con las profesionales del equipo de Gestando entendí que gran parte de todos esos cambios tienen una explicación científica; que a las mujeres nos cambia de verdad el cerebro cuando nos convertimos en mamás y que todos esos cambios tienen que ver con la maravillosa inteligencia de la Naturaleza que nos vuelve un poco más sensibles (o más que “un poco”) para poder responder a las necesidades de nuestros bebés. Hay cambios en las madres que están a la vista (los corporales, por ejemplo) y otros que son evidentes para nosotras pero no …

Acompañar la maternidad

“Tuve un embarazo tranquilo pero cuando me internaron, me llamó la atención que nadie venía a preguntarme cómo me sentía. Tenía un montón de visitas médicas pero todas apuntaban al bebé y ante esa sensación de que algo faltaba para sostener a las mamás, empecé a indagar y a dedicarme a esto, por entender además que a nivel emocional suceden muchas cosas con la maternidad”, cuenta Yeni Lacerda, psicóloga y mamá de una niña de 3 años y de un varón de 5 meses. Nos conocimos en tiempo de pandemia a través de las redes sociales y esos sabios algoritmos que te vinculan con cuestiones de tu interés. Su experiencia sintonizó directamente con Mamás Reales porque nosotras empezamos este blog un poco como forma de hacer catarsis y compartir –para alivianar, tal vez- todo eso que nos pasó cuando quedamos embarazadas y una vez que nos encontramos con el bebé en casa. Ante la sensación de “¡Socooorrro!”, el blog nos pareció una manera menos ruidosa (aunque no por eso silenciosa o menos efectiva) de dar …

El justo medio entre tecnología y realidad

Estuve peleada con la tecnología. Toda la vida. Por inquieta o por movediza, desde niña siempre fue un mejor plan para mí estar en lugares con espacio para correr o jugar a la pelota… fútbol, tenis, volley, lo que fuera. Necesité siempre ponerle el cuerpo a la experiencia, porque estar con una consola o pantalla enfrente lo sentía poca cosa. Mi relación con las pantallas cambió de a poco, seguramente por eso de que cuando estamos más grandes nuestro cuerpo no necesita tanto moverse para crecer, pero también porque, claro está, la tecnología se transformó primero en una herramienta fundamental para estudiar, y para trabajar después. Pero tuvo un lugar muy restringido por años. Lo que sucedió con el celular es que desató a ese león que tenía enjaulado, y en esta pandemia salió disparado, desbocado, determinado a comerse la cancha. Hoy, por momentos, siento que me fui al otro extremo. Lo cuento en este momento –sábado 4 pm-, mientras escribo este texto en las notas de mi Android, que abrí con rapidez al notar …

“Dar de mamar es un arte que se aprende”

La lactancia no es un tema que ocupe la cabeza de la mamá cuando está embarazada. Hay asuntos más urgentes en la previa: las ecografías, el embarazo en sí, lavar la ropita, -¡y plancharla!-, armar el cuarto, conseguir el carrito, la sillita y un etcétera tan largo como tiempo tengamos para preparar el gran desembarco del nuevo integrante de la familia. Pero llega el bebé y la lactancia se instala. Con fuerza. Y nos lleva tiempo, paciencia y técnica entregarnos a esa tarea tan importante para el desarrollo de la vida de nuestro hijo. Sobre las dudas más frecuentes y algunos detalles sobre lactancia, conversamos –en vivo de Instagram hace unos días y ahora por aquí- con Lorena Fernández Maruri, asesora en lactancia materna de Iulam. ¿Todas las mujeres pueden dar teta? Si, todas las mujeres pueden dar teta. Son situaciones muy específicas en las que esto no es así, como cuando la mujer tiene una hipoplasia mamaria, ovarios poliquísticos, obesidad mórbida o alteraciones en la tiroides, por ejemplo. Son casos muy puntuales. En general, …

De vacaciones, cartas y Benedetti

Estamos en unas vacaciones de invierno bastante atípicas; sin teatro infantil, sin cine, pero con la creatividad aflorando por carriles paralelos y empujando la imaginación de los más chicos de otras maneras. En ese camino está Escaramuza, uno de los lugarcitos más lindos de Montevideo para tomarse un café, comer algo rico y perderse entre libros, con estanterías que van de piso a techo y que tienen la habilidad de atrapar al visitante por horas si este anda sin reloj. Un poco para que no termine todo en el mundo del zoom y además para celebrar al escritor uruguayo en el año de su aniversario número 100, Escaramuza lanzó la propuesta Cartas a Mario Benedetti, en conjunto con la Fundación Mario Benedetti. La idea está dirigida a niñ@s de entre 6 y 12 años, quienes pueden escribir lo que quieran al escritor siempre que sea en formato carta. Se  puede hacer comentarios de la obra, relatar algo del tiempo actual, hacerle preguntas a Benedetti, hablar de algún cuento o poema. En tiempos de pantallas y …