All posts filed under: Home

Mi primer libro…

Ya hemos hablado de la importancia de leerle a los niños desde la cuna, de que manipulen ellos mismos los libros -que ahora vienen de tela, goma ¡y hasta con sonidos!-, que cualquier aproximación a la lectura, por más tímida que sea en la infancia, siempre es un buen paso hacia una adultez enriquecida. Por todo eso celebramos la llegada de “Mi primer”, una nueva colección que busca estimular el lenguaje y la curiosidad en la primera infancia. Lo distinto a todo lo que hemos visto por ahí es que es la primera colección para niños bien pequeños, realizada por autores e ilustradores nacionales (Cecilia Curbelo, Susana Olaondo y Verónica Leite). Son libros chiquitos, de puntas redondeadas, con lenguaje súper sencillo y que tratan temas cotidianos como el juego, los mimos, el sueño, el baño o la alimentación. Son lindos, didácticos y excelentes disparadores para hablarles a ellos cuando a los papis –por cansancio o falta de imaginación- es de noche y nos faltan algunas palabras.

La experiencia de ser “Familia amiga”

Gracias a esta profesión que disfruto y me define, puedo entrar en la vida de muchas personas cuyas vidas no son “conocidas”, pero son maravillosas. La de hoy es una de ellas… Hace unos días tuve el placer de conocer a Magdalena Pérez del Castillo (“Cuqui”, para quienes la conocen) que, junto a su marido, tiene cuatro hijos de 12, 10, 7 y 2 años. Ella tiene 38, es Psicopedagoga y cuando era adolescente se planteó adoptar un niño. “Un día le dije a mis padres que quería adoptar a una chiquita del Cottolengo Don Orione, donde iba a ayudar. Pero ya éramos muchos en casa, somos 8 hermanos, así que era difícil.” El deseo lo volvió a sentir cuando se ennovió con su actual marido, a ambos les gustaba la idea. Pero con el tiempo empezaron a tener hijos, a trabajar en sus profesiones y no había espacio para pensar en algo así. Hasta que su marido vio en televisión que el INAU estaba buscando “familias amigas” y le dijo a su mujer: “esto …

Estanislao Bachrach: Cuando conocés tus emociones, tomás mejores decisiones, por eso la inteligencia emocional no es una pavada

Nacemos creativos y a medida que vamos creciendo, vamos dejando de lado los “ojos de principiante” porque para nuestro cerebro es más fácil procesar lo que ya conoce que esforzarse en algo nuevo. El cerebro es cómodo y, aunque produce muchísimas neuronas en los primeros años de vida, tras afianzar los circuitos neuronales más usados, se encarga de la “poda neuronal” para deshacerse de lo que no usa. De a poco, nos gana el automático y vamos apagando la creatividad que traemos desde la cuna. Con el argentino Estanislao Bachrach -biólogo molecular, especializado en neurociencias-, conversamos sobre qué podemos hacer desde casa para ayudar a nuestros hijos a pensar distinto, sobre la importancia de la educación emocional considerando que nuestras decisiones son 96% emocionales, y hasta sobre la felicidad. Aquí parte de esta charla con quien pregona en su libro “Ágilmente” el poder de la creatividad para una vida más plena y feliz. En “Ágilmente” decís que la creatividad es el valor del Siglo XXI, al igual que la empatía. No importa repetir fórmulas, sino …

Naciendo y pariendo en Etiopía

Abrir la cabeza a lo que sucede en otras partes del mundo, nos regala mayor perspectiva de nuestra propia realidad. Como mujeres, hemos logrado muchos avances en este último tiempo y seguramente consigamos muchos más. Sin embargo, existen incontables rincones en este planeta en donde nuestra lucha por la igualdad parecería “un tema del primer mundo”, puesto que en otros lugares aún se intenta combatir la muerte y sobrevivir. El lugar de nacimiento y el seno de la familia en la que llegamos al mundo son algo completamente aleatorio. Quienes tuvimos la posibilidad de crecer como personas y así desplegar nuestro propósito de vida, tenemos cierta responsabilidad hacia quienes por quién sabe qué razón, crecieron en un lugar sin oportunidades. Si es que logran subsistir a su nacimiento, claro. Hace unos días recibí en casa a una amiga que viaja a Etiopía a trabajar en hospitales y hogares donde se alojan los más pobres de los pobres. Me contó sobre realidades inhumanas que siguen persistiendo en pleno siglo XXI. En Etiopía la mortalidad materna sigue siendo demasiado …