All posts filed under: Quiero!

Huerta en casa -y un premio para mamá-

Ayer compré tierra para arrancar una huertita en casa. Sé que está un poco “de moda”, pero lo mío fue producto de una búsqueda que diera como resultado un win-win. En primer lugar, mi hija quiere todo ya; típico síndrome de los niños de esta era…y hace tiempo le estoy tratando de explicar lo que es esperar, que algunas cosas llevan su tiempo y necesitan un proceso (“¿PRO qué mamá??”) Por otra parte, Alfo muere con los tomatitos cherry y quiero que incursione en algún otro vegetal que le resulte “divertido” de incorporar a su vianda. Y por último –o no tan último-, la ex dueña de la casa donde vivo me dejó unas macetitas perfectas para huerta…y todo eso se conjuga con que a veces, los fines de semana, luego de armar torres, pintar unas cuantas mandalas, salir a caminar o ir al parque, me cuesta idear algo un poco más ingenioso para entretenerla –y entretenerme-. Cuestión: concluí que armar una huerta es una experiencia en la que ganamos todos. Pero como buena madre …

¡Quiero pintar!

¿Cuántas veces disfrutaron de pintar junto a sus hijos? ¿No es cierto que hay algo terapéutico en eso? Por lo menos eso me sucede a mí. Me pierdo en los pensamientos cada vez que me siento con mi hija y sus crayolas. ¡Me encanta! Y puedo pasar horas, si no fuera porque ella es bastante inquieta y a los 15 minutos ya pide hacer otra cosa. Investigando un poquito sobre el poder terapéutico de pintar, descubrí que los libros de colorear para adultos son un hit editorial. Y hace unos días di con una joyita: “La ninfa de porcelana”,  un cuento para colorear escrito por Isabel Allende, especialmente pensado para todas las edades. Las ilustraciones son de Ana de Lima, una ilustradora y diseñadora que vive entre Núremberg y Barcelona; un genio en el arte de ponerle imagen a las palabras de la escritora chilena. Además de ser un “libro objeto”, de esos que son lindos de tener, de propiciar el encuentro con los pequeños de la casa que en la mesa desplegarán sus propios …

La familia ilustrada

Hay algunas cuestiones sobre la maternidad, para las cuales poco sirve prepararse, porque hasta que no estás en el baile, es difícil imaginar cómo moverse en ese ritmo que no podés rotular dentro de lo conocido. Esas mismas cuestiones, por difíciles de explicar, a veces ni se nombran. O se las nombra con generalidades a las que normalmente no le damos bola: “Vas a conocer lo que es el amor cuando tengas un hijo”… sí, es cierto. Pero llega y a medida que lo conocés, el corazón te explota distinto a aquella vez que –con suerte- elegiste a quien es su papá… o te dicen: “los hijos separan”… y decís “bue, puede ser…”. Sin embargo, no te importa porque aún no lo tuviste o capaz en tu caso no es así y con más suerte pensás… ¿cómo esa pelotita de amor va a traer riñas con mi marido?… Tiempo después, sucede que a las dos semanas sin dormir, en tu casa los techos vuelan. No sabés si es por esa misma pelotita de amor que se …

Soy mamá…pero sigo siendo yo

“Soy mamá, pero sigo siendo yo”. ¿Les suena esa frase? Creo que todas, tarde o temprano, al hacernos madres la gritamos o quisimos gritar. Semanas más (¿meses, años?), semanas menos, demoramos en acomodar el cuerpo y la mente al nuevo modo “Mamá”. De eso se trata una obra de teatro que se encuentra en cartel en el teatro del Centro. Las escenas transcurren entre lo absurdo y lo gracioso, para retratar la tragicomedia diaria que se instala en cada hogar con la llegada de un bebé. La obra es dirigida por Virginia Ramos y a ella acudimos para que nos contara un poco más sobre su modo de poner sobre tablas esos trapitos que se esconden detrás de la maternidad. ¿Qué características de las madres están bien reflejadas en escena? La obra destaca los diferentes puntos de vista y las variadas formas de enfrentar la maternidad en todas sus etapas y con todos sus matices. Presenta a tres amigas, madres, trabajadoras, esposas y de diferentes edades, que se reúnen para conocer el bebé de la …

¡¡Feliz Navidad!!

Capaz ya lo viste; capaz no. Pero en estas fechas siempre viene bien recordar el verdadero sentido de la reunión y celebración en familia. En España se hizo un experimento social que consistió en preguntarle a varias personas a quién pensaban regalarle en Navidad y qué regalarían. Sus respuestas y sus regalos cambiaron a partir de una tercera pregunta… El video dura sus minutos, pero vale la pena verlo hasta el final! ¡¡FELIZ NAVIDAD!!… y es nuestro deseo que disfruten de la celebración, de cada abrazo, que digan y reciban muchos “te quiero” -¡a no dar por sentado esas palabras!-. ¡Salud!