All posts filed under: Mamáaaaa!

Mi cuarto puerperio

No sabía cómo iba a ser el parto. Solo tenía la certeza de que iba a ser bueno. No había planificado nada de qué hacer con mis hijos más grandes, sentía que de alguna forma todo se iba a acomodar al momento de que el bebé decidiera nacer. Confianza, sentía confianza en la vida, en el desencadenamiento inteligente de las situaciones, en que todo iba a estar bien. Y así fue. El día que me sentí un poco “rara” armé los bolsos y nos fuimos de casa avisándole a mis padres para que vengan a cuidar a los niños. No hubo un sobresalto. Un ratito antes de llegar al hospital me di cuenta que las contracciones eran las de parto y a los pocos minutos de estacionar, nacía mi bebé, en el primer pujo, acompañada de un grupo de enfermera, partera y médico que no pudo ser más amoroso conmigo y la situación. Las primeras horas fueron mágicas. Nos habíamos preparado para esa gran fusión emocional, sin paredes, piel con piel. El posparto es otra …

Constelaciones familiares: “En cuanto hay reconocimiento, hay sanación también”

Vi la serie “Mi otra yo” a partir de varias recomendaciones y a la vez con mucho prejuicio porque nunca había visto una serie turca y tenía resistencia con ese idioma. Pero me atrapó el tema. Tres mujeres, amigas, adultas, con vidas y personalidades distintas (una que transita una enfermedad, otra exitosa profesional con dificultad de contactar con sus emociones y otra con un matrimonio o marido que es una caja de sorpresas). Asuntos más, asuntos menos, entre las tres reúnen temas que nos tocan a todos. Pero lo interesante de estas tres mujeres es su búsqueda por estar y sentirse mejor, por sanar (cuerpo, mente, emociones) y su experiencia con las constelaciones familiares (que además se da en el marco de un balneario turco de ensueño). Terminé la serie (8 capítulos de 50 minutos cada uno, en Netflix) y el lunes contacté a Elina Grosso, psicóloga, consteladora y docente en el Centro Bert Hellinger Uruguay para despejar algunas preguntas que me surgieron como mujer y madre. ¿Qué asuntos puedo tratar en las constelaciones para que …

¿Cómo mejorar la calidad de sueño familiar?

Abanderadas del buen dormir como algo esencial para una mejor calidad de vida y a sabiendas de que en los primeros años de nuestros hijos, el sueño familiar es todo un desafío, es que junto a Johnson & Johnson decidimos conversar con la Psicóloga Claudia López (autora de “Dormir como un bebé”, entre otros) para que nos brindara algunas sugerencias y así tener dulces sueños. Compartimos algunas claves del sueño infantil, porque conocer cómo funciona el sueño, ayuda no solo a inducirlo en los hijos sino a evitar expectativas alejadas de la realidad según la edad de cada niño.  ·       En los primeros años de vida se desarrolla el 80% del cerebro. Eso significa que la “arquitectura “del cerebro se forma en ese tiempo. Y está probado que el sueño tiene un rol importante en favorecer esos buenos cimientos. ·       Es natural que el bebé tenga un sueño más desregulado los primeros 2 meses de vida. Luego se regula y sobre los 4 meses vuelve a desregularse un poco. Tras ello, el sueño se ordena y sobre …

AMAR en tiempos (pos) modernos

¿Por qué hablar de amor en un blog de crianza, maternidad y educación? Creo que porque el amor nos hace existir (venimos del encuentro de dos personas); porque el amor nos hace agarrarnos a la vida (nadie sin algo de amor a la vida, vive), porque si no fuera por el amor que recibimos de niños hubiéramos muerto (cerebral, física y emocionalmente). Por eso y porque a veces pienso que si los adultos vivimos sin amor, nuestros hijos corren un riesgo, es que hoy elijo hablar de amor. Pero me trae hasta aquí hablar de lo fundante que es vivir el amor (y en amor) quienes somos referentes de los niños. Los papás, las mamás, los abuelos, los docentes. Si pensamos que el niño llega a la vida sin saber lo que es amar, entonces somos nosotros quienes, habitando un concepto de amor, vamos dibujando el “mapa de amor” que tendrán nuestros hijos toda la vida. Ellos van a ir cargando ese concepto con los significados que los adultos le vayamos brindando. ¿Y no es …

Las huellas de los abuelos

–         “Extraño a papú”. –         “De qué te acordás de papú, si tenías 2 años cuando se fue?” –         “No sé. Era bueno. Y me sacaba fotos” Ese fue el diálogo de anoche entre Fran de seis años y yo. Al minuto, nos acostamos a leer las tres en la cama grande y saqué una frazada de lana. “Tiene un agujerito mamá” dice la mayor, Alfo. “Era de la abuela Norma” le digo. “La-abuela-Norma” (su nombre estaba compuesto de esas tres palabras, porque nadie la llamaba “Norma”, era LaAbuelaNorma) era fan de la lana. Aun usamos sus frazadas y algunos zapatones tipo escarpines de adultos en invierno.  Los abuelos siempre dejan huellas. Dejan esos detalles calentitos que seguimos usando cuando se van y además recuerdos (calentitos también) en forma diversas. En mi caso, en forma de olores. La vainilla para mis hermanos y para mí es el recuerdo emocional del mejor bizcochuelo que existe, el de la (misma) “Abuela-Norma”. De ella tengo en mi cuaderno de recetas, las fórmulas de varias otras delicatesen. Ayer mis hijas (en día …