Autor: caroanas

Catando abrazos

Entrar en librerías es algo que disfruto tanto que intento moderar. Con los años descubrí algo muy simple y es que no sé entrar “solo a mirar”. No me controlo y temo que una entrada distraída pueda llevarme a la bancarrota sin darme cuenta. En uno de esos paseos literarios que me permito de vez en cuando (por suerte, por mi profesión, la mayoría de los libros me los mandan de regalo), me llevé tres libros que fui a buscar y otro chiquitito que se coló mientras esperaba apoyada en la mesada de la caja (un marketing que funciona al 1000% conmigo; en estos asuntos, me asumo débil). Cuando el señor hacía la cuenta, me puse a hojear el  “Abrazitos” (si, con Z). Y me lo tuve que llevar. Me pareció lindo tenerlo en una de esas mesas bajas de casa, a la vista de las visitas. Para ese fin me gustan los libros de textos cortos, esos que son para vichar mientras el dueño de casa va a la cocina a preparar el café. …

Steffi Rauhut es Not Only salad, y más

Llegamos sobre las dos de la tarde y nos abrió Nacho, su marido. Nos acomodamos en el living y minutos después apareció Clemen gateando, escapada del dormitorio de los papás en donde Steffi Rauhut se estaba cambiando luego de terminar de hornear una torta. Nachito, de 2 años, nos recibió pegado a la ventana, asombrado con el tractor que abajo del edificio cortaba el pasto del jardín. Y llegó Steffi, pelo recogido e impecable, cara luminosa. Steffi es modelo –hizo campañas acá y para Argentina y comerciales para Uruguay, Argentina, EEUU, Reino Unido, Colombia y más países – pero antes que eso, es cocinera. Su blog “Not only salad” nació en 2015 como forma de expresión para compartir recetas y terminó transformándose en un medio de vida que es fiel reflejo de una personalidad práctica, despojada y a la vez sofisticada. ¿Qué querías ser cuando eras niña? Siempre me gustó cocinar pero me apasionaba también todo lo que es la arqueología, especialmente egiptología. Tengo muchos libros sobre eso que me regalaron en mi infancia. Me …

Los mimos, salvan

Por setiembre de este año tuvimos el privilegio de capacitarnos como educadoras de padres con la Attachment Parenting International, una organización que sistematizó los conceptos de la crianza con apego y generó una metodología para ello. Las creadoras del programa, Barbara Nicholson y Lysa Parker, llegaron de Estados Unidos a Buenos Aires, para impartir durante tres días enteros los conceptos principales de su programa de crianza, que busca principalmente, criar niños conectados y compasivos. Hoy compartimos una conversación que mantuvimos con Barbara (grabada muy “caseramente”) donde habla puntualmente de los beneficios del contacto físico.   TRADUCCIÓN: ¿Por qué es importante el contacto físico con nuestros hijos? El tacto es el único sentido indispensable para vivir. Los bebés que no reciben contacto físico pueden morir, porque es una parte  importante con la cual liberamos hormonas, como la oxitocina, así como cuando les damos de mamar. Es llamada “la hormona del amor”. Realmente promueve la conexión, y las ventajas son muchas: los bebés crecen más rápido, incluso los prematuros pueden abandonar el hospital antes de tiempo, y sus …

Sobre el arte de educar y una maestra especial

Desde niña supo que quería ser maestra. Vivió su infancia con su familia en el Prado Chico, cerca del arroyo Miguelete, y el llamado le llegó en voz de un vecino, que necesitaba que le enseñara a su hijo a sumar y restar. “El tambo de este señor estaba a media cuadra de casa y una vez que acepté, empecé a ir tres veces por semana; me pagaba con medio litro de leche al pie de la vaca. Fue así que definí mi vocación, a los 14 años”, recuerda Graciela Genta. ¿Qué es la vocación? le pregunto a esta señora mientras su nieta Jazmín nos espía desde una escalera de la casa. Es domingo, mediodía, y Graciela cumple 83 años. La familia está reunida y el fuego prendido; nos están por llamar para comer pero ella habla entusiasmada. “Es una voz interior que en mi caso me decía que tenía que ser maestra y nada más que maestra”, explica. Y aunque no se da cuenta, se pone en ese rol, porque enseguida trae a un …

Una invitada de lujo

El día que Céline Hameury llegó a mi casa en su motorhome, llovía. Era un día fresco y ventoso que dificultaba el acceso de su camioneta por el camino de palmeras de la entrada. Llegó exhausta y mojada así que la invité a comer, sin saber si querría almorzar o tomar el té. A pesar de ser vegetariana aceptó un pastel de carne que devoró rápidamente, después tomó una taza de té y se dispuso a soñar despierta mirando para afuera. El cielo gris y el viento que sacudía los árboles invitaban a olvidarse de todo y entrar en la escena de boca abierta. Hasta allí no habíamos cruzado más de diez palabras. Después de haber atravesado los primeros minutos de incomodidad que supone el silencio compartido con una invitada a quien iba a entrevistar, me decidí rendida a admirar también la naturaleza. Éramos dos desconocidas mirando hacia afuera. Cuando finalmente volví a la cocina, al plato vacío y a la taza de té, Céline todavía no lo había hecho. Minutos después, cuando pareció reponerse …