All posts tagged: mamás reales

Mi cuarto puerperio

No sabía cómo iba a ser el parto. Solo tenía la certeza de que iba a ser bueno. No había planificado nada de qué hacer con mis hijos más grandes, sentía que de alguna forma todo se iba a acomodar al momento de que el bebé decidiera nacer. Confianza, sentía confianza en la vida, en el desencadenamiento inteligente de las situaciones, en que todo iba a estar bien. Y así fue. El día que me sentí un poco “rara” armé los bolsos y nos fuimos de casa avisándole a mis padres para que vengan a cuidar a los niños. No hubo un sobresalto. Un ratito antes de llegar al hospital me di cuenta que las contracciones eran las de parto y a los pocos minutos de estacionar, nacía mi bebé, en el primer pujo, acompañada de un grupo de enfermera, partera y médico que no pudo ser más amoroso conmigo y la situación. Las primeras horas fueron mágicas. Nos habíamos preparado para esa gran fusión emocional, sin paredes, piel con piel. El posparto es otra …

“En cada planta y árbol, hay un botiquín entero”

Natalia Amacoria tiene 33 años y dos hijas de 7 y 5 años. Vive en el campo, en las sierras de Rocha, donde intenta brindarles a sus hijas una crianza lo más natural posible, y actualmente, con su pareja, Aldo Ferré, llevan adelante «Biofamilias», un proyecto desde el cual promueven la vida natural y la sanación de afecciones comunes mediante recetas naturales de plantas y árboles de nuestro entorno. Su infancia, sin embrago, fue bien distinta. Oriunda de Montevideo, del barrio Flor de Maroñas, se crió con su hermano mellizo y sus padres, cerca de la escuelita Ruben Darío. “Recuerdo mucho cemento en mi niñez, salvo un patiecito en mi casa con una anacahuita, un hibisco, un jazmín y varias plantas de alegría”, dice. Ella explica que todos tenemos un vínculo natural con la Naturaleza. “La biofilia, que habla del amor por la vida, tiene que ver con esta memoria que tenemos todos como humanidad de encontrarnos con nuestra esencia y trascendencia cuando, por ejemplo, caminamos descalzos por el pasto. Esta idea de ser uno con el …

AMAR en tiempos (pos) modernos

¿Por qué hablar de amor en un blog de crianza, maternidad y educación? Creo que porque el amor nos hace existir (venimos del encuentro de dos personas); porque el amor nos hace agarrarnos a la vida (nadie sin algo de amor a la vida, vive), porque si no fuera por el amor que recibimos de niños hubiéramos muerto (cerebral, física y emocionalmente). Por eso y porque a veces pienso que si los adultos vivimos sin amor, nuestros hijos corren un riesgo, es que hoy elijo hablar de amor. Pero me trae hasta aquí hablar de lo fundante que es vivir el amor (y en amor) quienes somos referentes de los niños. Los papás, las mamás, los abuelos, los docentes. Si pensamos que el niño llega a la vida sin saber lo que es amar, entonces somos nosotros quienes, habitando un concepto de amor, vamos dibujando el “mapa de amor” que tendrán nuestros hijos toda la vida. Ellos van a ir cargando ese concepto con los significados que los adultos le vayamos brindando. ¿Y no es …

Mamá a los 40

El otro día en un cumple escuché que una mamá le decía a otra: “¿Y? ¿Estás para otro?”, a lo que la mamá 2, respondía: “¿Qué? ¿Estás loca? ¡Tengo 40! Empecé tarde, así que me quedé con uno solo… cosas de la vida”. Esta frase en relación a los 40 la vengo escuchando seguido. Parecería ser que a esta edad se termina la etapa de tener bebés, según los mandatos sociales de por acá nomás. Sin embargo, para mí, tener un bebé a los 40 significó un inmenso regalo. Una sorpresa. Una nueva forma de ser mamá. Una nueva manera de disfrutar. Siempre intenté escuchar mi corazón aunque el entorno diga otra cosa. A veces no es fácil, “mezclarse” forma parte de la ecuación de vivir en sociedad. Pero por lo general, logro cierta claridad. ¿Qué quiero yo? ¿Qué estoy necesitando? ¿Qué me gustaría? Este ejercicio suele estar presente en mis días. Así fue como decidí ser mamá por cuarta vez, a los 40. Por lo general, no me gusta pensar que hay determinadas edades para hacer las …

También para la ciencia, el amor sostiene la supervivencia

Desde hace tiempo, junto a Johnson & Johnson venimos conversando sobre «la pureza que inspira». Y lo seguimos haciendo, más cuando las investigaciones y estudios científicos lo prueban. Nuestra biología está hecha para que aún en momentos de desajustes mentales y hormonales -como sucede durante el puerperio- nos sintamos llamadas a responder con sensibilidad a ese bebé que con su pureza, nos inspira. Mi bebé tiene más de un mes y recién ahora empiezo a identificar el cansancio en el cuerpo, en los hombros pesados, en las ojeras marcadas y en las piernas flojas. Los días son largos y corren despacio. Aunque a veces todo se vuelve repentino; especialmente cuando mis otros hijos llegan de la escuela o de noche, cuando todo parece transcurrir lentamente pero en un abrir y cerrar de ojos, ya es de día. Últimamente no sé si duermo o no, a veces me despierto con el bebé al lado y no recuerdo si le di teta o si no comió en toda la noche. Otras veces me despierta su balbuceo que cada …