All posts filed under: Home

Beneficios del arte

El arte tiene miles de beneficios para niños y adultos. Al crear nos divertimos con amigos, nos conectamos desde lo que somos, y como padres y madres, podemos descubrir más profundamente a nuestros niños a partir de lo que expresan con libertad en su arte, porque de alguna forma, lo que hacen revela un pedacito de su mundo interno… El arte sirve de puente en las relaciones humanas ¿En qué está pensando mi hijo? ¿Con qué sueña? ¿Cómo está sintiendo la vida? El arte tiene el poder de acercarnos al otro a partir de lo que crea, de comprender al otro desde otro lenguaje. Y nada da más satisfacción en los vínculos humanos que sentirnos comprendidos, cerquita, sentir que nos interpretan. Además, el arte es una forma de autoconocerse.  A los pequeños los ayuda a pensar en sí mismos, en sus gustos, en sus capacidades y el solo hecho de hacer cosas con sus manos los hace sentir poderosos. Y así van ganando más autoestima y autonomía, porque con cada pincelada van tallando algo de su identidad. …

“Padres organizados” en la vecina orilla, por la vuelta a clases

Hoy por hoy, no sé si somos conscientes de cómo nos está afectando la pandemia a nivel intrafamiliar. Seguramente, las consecuencias las veamos dentro de unos años, cuando los niños que hoy conviven muchas horas con adultos estresados, desesperados, con necesidades insatisfechas -económicas o de dispersión-, se tornen en mayores incapaces de dominar sus emociones y sean más reactivos que reflexivos. El hecho de permanecer horas y horas encerrados con nuestras familias, deteriora las relaciones y nos desordena un montón. Como padres, ya no contamos con ese rato para hacer las cosas tranquilos y además se nos suman tareas como la de hacer de maestros en un contexto muy difícil. Nuestra función, que es la de criar con amor y respeto -desde las neurociencias ya no hay dos opiniones sobre la importancia del buen clima familiar-, se ve obstaculizada permanentemente por un contexto que se ha vuelto dificilísimo. En este escenario, miramos hacia nuestro vecino país que ha cancelado la presencialidad escolar en abril –y por ahora no muestra señales de regresar-, luego de un …

Sobre Benja

Lo que voy a contar es una historia de dolor, de valentía y de amor. Vean ustedes si están prontos para tanto y sigan leyendo en caso de que sí. A principios de 2020 le mandé un mensaje a Jorge Bafico. Él es psicoanalista, fue años columnista de un programa de radio donde yo estaba, lo conozco y me conoce de varias etapas de la vida, somos amigos. Le escribí porque quería invitarlo a acompañarme nuevamente como columnista radial y antes de teclear el mensaje caí en que en esos días estaba por nacer su cuarto hijo, su cuarto varón, Benjamín. Así que incluí algún comentario animoso en ese texto. No recuerdo exactamente sus palabras de vuelta pero sí el frío que me corrió al recibirlo. Palabras más, palabras menos, me contaba que Benja ya había nacido, pero que también se había ido. Algo le pasó a su corazón. Ahí quedé, paralizada, angustiada y, como suele pasar en situaciones inexplicables, me sentí sin saber muy bien cómo seguir esa conversación. Al poco tiempo me contó …

La cocina de Jacinta

Jacinta nació en Montevideo, pero creció en una comunidad alternativa en Brasil. De ahí surge su amor por la cocina natural, en la que se formó años después y en la que profundizó con la llegada de sus hijos, Gadú y Kima. Ella dice que no solo “somos lo que comemos” sino más bien, “somos lo que absorbemos”, porque poco sirve si estamos comiendo sano pero nuestra mente y cuerpo están en otra parte. Gran desafío para las familias de hoy. Desde que su hijo Gadú era bebé, ella cocinaba a su lado y le iba nombrando alimentos. Al año y medio, ya se sumó como ayudante de cocina, para mezclar, pesar y colaborar con sus habilidades disponibles. Creatividad, motricidad (fina y gruesa), cálculos, matemáticas, ciencia (¿o no se transforman los alimentos al mezclarse y pasar por el horno?), pero, sobre todo, conexión -si los papás soltamos ese poder de control y nos disponemos a cocinar con ellos, sabiendo que demandará un poquito más de tiempo-. Todo eso brinda cocinar en familia de la cual …

¡El que no se equivoca no aprende!

Ayer junto a Caro comenzamos a estudiar una nueva certificación en Disciplina Positiva pero esta vez pensada para el salón de clases. Los niños pasan muchas horas en la escuela y creemos que al igual que padres y madres, los docentes necesitan renovar su caja de herramientas con estrategias que ayuden a enseñar mejor, preservando el vínculo y la conexión emocional. Porque si algo está claro hoy -y nos lo están mostrando las neurociencias- es que aprendemos mejor cuando nos sentimos bien, a gusto, conectados con nuestros adultos de referencia, en este caso el maestro o la maestra. Como la escuela es nuestro coequiper en la educación de nuestros hijos (y en algunos casos tiene hasta más relevancia que la propia familia, es justo decirlo) consideramos imprescindible difundir estas ideas también dentro de los salones. Porque la paz en las sociedades se construye en el seno de las familias y escuelas, a través de una educación consciente hacia las nuevas generaciones, ¡no hay duda de eso! Al igual que cuando hicimos la certificación en Disciplina …