All posts tagged: segundo hijo

Yo te avisé (…cuando llega el segundo, el primero se transforma en la peor versión de Chucky)

La gente habla siempre cuando ve una panza. Si sos primeriza, en tono cómplice intentan darte alguna receta con la intensión de hacerte la vida más fácil. “El provecho no sirve para nada, ni pierdas tiempo”, “Cuando se paspe, usá maicena, acordate”, “mirá que la lactancia está brava, ¡comprate crema de caléndula YA!”. Durante el primer embarazo vas con la antenita parada por la vida, escuchás atenta las conversaciones entre madres y apuntás lo que te parece que en un tiempo podrá ser de ayuda. El resto lo dejás en tu spam pero sin borrar; porque nunca sabés. Cuando esperás al segundo hijo, la gente también habla, pero vos, más ducha, filtrás comentarios porque te conocés como mamá y sabés, por ejemplo, que todo bien con el extractor pero que si con el primero apenas tenías paciencia –o leche-, con el segundo vas a tener pereza y por más voluntad que le metas, te va a faltar tiempo. De todos modos, escuchás cada consejo y comentario con interés –en parte, por respeto a la criaturita …

Mi segundo parto

“Este parto te va a sorprender” me dijo un ginecólogo amigo en la semana 39. Quise confiar en sus palabras, pero a medida que pasaban los días, confirmaba que mi parto iba a ser igual que el anterior: inducción programada, pasada la semana 40. “Mi cuerpo es incapaz de desencadenar un parto por sí mismo” afirmé una y otra vez ese viernes 2 de octubre, horas después de que mi ginecóloga cancelara la consulta en la cual iba a fijar la fecha de inducción. Ese viernes mi whatsapp había sido receptor de varios mensajes idénticos: “¿Cómo estás amiga? ¿Y Fran? Y yo: “Nada. La semana que viene induzco”. Pasada la “fecha probable de parto” y las fechas de todas las pencas, la realidad se ajustaba bien a mi creencia y al conocimiento que creía tener de mi cuerpo –y sus señales-. La noche del viernes prendimos el fuego con Pablo, en casa, como las últimas semanas. Cerveza sin alcohol mediante, arrasé con toda la picada pre asado porque la panza “estaba baja” y mi capacidad …

La llegada del segundo

El embarazo del segundo hijo se vive de manera bien distinta a la primera vez. Muchas veces el niño mayor reacciona ante esa panza, y como mamá te sentís culpable porque por momentos hasta te olvidás de que estás embarazada y le prestás poca atención a la panza… en general, se mueven muchas estructuras internas tuyas y familiares. Sobre todo esto hablamos en Buen Día Uruguay, y entrevistamos a la psicóloga Rocío Macé para sacarnos dudas y eliminar la tan famosa «culpa».