Home, Mamáaaaa!
Comment 1

El comienzo de clases en la “etapa sensible”

Si tenés hijos, seguro te encontrás en una época del año en la que estás “ajustando” tu vida; acomodando el cuerpo, la cabeza y los tiempos familiares. Si bien las vacaciones escolares pueden ser un poco largas -para los papás, sobre todo-, las salidas de casa son más sencillas. El comienzo de clases exige de un día para otro acordarnos de horarios, viandas, mochilas y una lista interminable de cosas más, que con el correr de los días, se van organizando, a los tropiezos, pero encaminándose al fin…

Si tenés chiquitos de uno, dos o tres años que están empezando su vida escolar, ahí sí que se te trastocan los días. Las adaptaciones al jardín pueden llegar a extenderse semanas -o más-, y cuando el niño/a parece haberse acomodado ¡vuelven las vacaciones y regresa el caos familiar! Eso sí, según muchos, ahí comienza el año de verdad (por tercera vez consecutiva, ¿será la vencida?).

Así que si te encontrás en estos trotes, tranquila, no estás sola, somos muchas las que estamos intentado llegar a todos lados mientras consolamos a nuestros hijos que no quieren separarse. Son momentos de gran exigencia que nos obligan a estar muy “despiertas”, preparadas, ágiles, pero en calma. Porque a pesar de tantas responsabilidades y tiempos acotados, no hay trabajo más importante que el de acompañar y respetar a nuestros hijos para que tengan un gran comienzo de clases.

Con respecto a este punto que sin dudas es el CLAVE, hace poco leí un texto de Florencia Basaldúa, formada en la Asociación Attachment Parenting International, en el que hablaba de la “etapa sensible” de los seres humanos, que transcurre desde que somos concebidos hasta los primeros tres años -hay quienes consideran que va hasta los cinco-. Cómo sea, es probable que muchos niños ingresen al jardín de infantes en este tiempo. Florencia dice que durante este período se completa la primera etapa del desarrollo psico-neurológico, por lo que las experiencias que vivimos en este tiempo no solo nos condicionan sino que nos “configuran”.

Lograr una sana adaptación al jardín es por este motivo, vital. Para ello es necesario que se ponga al niño en el centro de la cuestión, en donde se respeten sus tiempos, se responda con sensibilidad a sus demandas y se prioricen sus emociones. Todas estas consideraciones llevan tiempo, energía y mucha generosidad por parte de los adultos, pero nada puede ser más importante que acompañar con empatía el comienzo de nuestros hijos a la escolaridad… Estaremos imprimiendo un gran recuerdo en su memoria y lo estaremos “construyendo” con bueno materiales…

Por Federica Cash

 

1 comentario

  1. Sufrí tanto en la previa de primer día de clases de mi hijo pensando la posibilidad de que no quisiera quedarse, que llorara, pero me llevé una sorpresa tan grande… No sólo que se quedó con su maestra y compañeritos, sino que le encantó y va feliz de la vida a su jardín de infantes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s