Home, Mamáaaaa!
Dejar un comentario

Empiezan las clases, y con ellas… ¡mis vacaciones!

¡Cómo ansiaba este momento de vuelta a clases! Se dice que los hijos vienen con un pan abajo del brazo y en mi caso, así fue. En enero nació Carmela, mi tercera hija, y con ella llegaron propuestas laborales con las que empecé a maniobrar a menos de una semana de nacida. Así que durante enero y febrero estuve haciendo malabares con mis pelotas: hijo M, hija S, hija RN, nuevos y viejos trabajos, y falta de rutina…

Es lindo el verano para disfrutar de la playa, pero cuando llega con parto la vida se desorganiza. Tras la llegada de esta niña las cartas se mezclaron otra vez y tuvimos que volver a repartir, todo esto con niños “grandes” sin actividad…. (permiso… el recuerdo me hace gritar! Ahhhhhhhh…)

El día finalmente llegó. Lo recibo con pompas y platillos, empieza la rutina que nunca hasta hoy había sido mi mayor aliada, y así los patos se ordenan en fila, los silencios vuelven a aparecer y mi cara se acomoda nuevamente… (no había día que mi marido no me preguntara si me había pasado algo en la cara… ¡qué guarango!…)

En fin, con el “back to school” no solo llegaron las clases, también los deportes, los cumpleaños, las juntadas de amigos a jugar… y algunas horitas de #mamioff

Empieza la rutina de mis hijos y de alguna extraña manera empiezan mis vacaciones… si así se pueden llamar…

Por Federica Cash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s