Entrevistas, Home
Dejar un comentario

De corazoncitos

Hablamos hace unos días de los cuidados del corazón, sobre esas cosas que podemos hacer para prevenir enfermedades cardíacas. Hoy les contamos sobre las cardiopatías congénitas que si bien, no son prevenibles, conocerlas antes del nacimiento de un hijo ayudan a recibirlo con la atención que necesita para tener una buena vida.

De la mano de Medicina Personalizada, conversamos otra vez con el pediatra Dr. Walter Pérez.

¿Qué tan frecuentes son las cardiopatías congénitas?

Son las más frecuentes por lejos, y en los niños, son más frecuentes que todo el resto de las malformaciones juntas. Hay algunos números que hablan de que el 1% de los recién nacidos van a tener una malformación cardíaca. Este no es un número solo de Uruguay, sino mundial. Acá tenemos estadísticas y no llega a eso, pero está cerca. Entre un 0,7% o 0,8% de los niños que nacen tienen una cardiopatía.

Es un número alto…

Equivale a decir que un niño de cada 100 que nace, va a tener una cardiopatía congénita. No todas son importantes ni severas, porque con algunas podés convivir toda la vida sin ninguna repercusión, pero están también las cardiopatías que si no las operás dentro de los primeros días o semanas, el niño no sobrevive. Acá no se han hecho operaciones intra útero, pero algunos bebés se han operado en Buenos Aires que están más especializados en eso.

Por eso está bueno saber antes del nacimiento si ese niño tiene una malformación cardíaca, para esperarlo como se debe, porque hay centros capacitados para ello. De los 450 niños que nacen con cardiopatías anualmente, un tercio debe ser operado dentro del primer año de vida. No todas son críticas, pero algunas lo son.

¿Por qué se dan las malformaciones cardíacas?

Es la malformación más frecuente en todo el mundo, inevitable. Incluso se dice que los que se acercan al 1% no es que tengan más cantidad que nosotros, sino que las buscan con mayor precisión.

Hay otras malformaciones que con una dieta especial se previenen o disminuyen en general; el ácido fólico ayuda a prevenir algunas, por ejemplo, pero para las malformaciones cardíacas no hay nada que se pueda hacer a nivel preventivo.

¿Cómo se detectan?

Los que hacen las ecografías a las madres no son cardiólogos, pero sí personas entrenadas en el corazón. Si hay algo que les llama la atención, derivan a la madre a una ecocardiografía fetal. Ahí un cardiólogo puede ver qué tipo de cardiopatía es y qué se necesita.

¿Qué son los soplos?

Los soplos son frecuentes y pueden ser inofensivos. Muchos niños tienen los llamados soplos “inocentes”. Así se llama cuando se puede escuchar el pasaje de la sangre por las válvulas cardíacas y pasa, sobre todo, en niños delgados. Los soplos inocentes tienen características que el pediatra en general detecta y no hay que estudiarlo ni siquiera. Esos soplos, además, van y vienen. No son patologías.

Están los soplos más fuertes que son permanentes, intensos, que se escuchan con mayor facilidad, que avisan que puede haber alguna parte del corazón que esté funcionando mal. Uno de los signos típicos de estos son los “niños azules”, esos que tienen labios morados y la punta de los dedos igual. Eso es señal de que las cámaras cardíacas no están funcionando bien, que la sangre que entra a las aurículas y sale por los ventrículos se está contaminando entre sí y eso no debe pasar. A esos niños les llega poco oxígeno, tienen poco desarrollo y poca energía. Antes, convivían con eso hasta que un día el corazón dejaba de funcionar. Hoy se opera. El corazón está muy unido a la vida.

Por Carolina Anastasiadis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s