Entrevistas
Comment 1

Marian la que cocina

Mariana tiene 36 años y se autodefine como cocinera, “¡no chef!, porque para eso se requieren años y años de trabajo en una cocina profesional y yo nunca lo hice”, aclara. Vive con su marido, sus hijas, Emilia de 4 y Carmela de 2, y su perro. Es Traductora Pública de Inglés -aunque su pasión corre por otro lado-, estudió en Gato Dumas para Chef Pastelera -porque “cosas dulces” es lo que más le gusta hacer- y hoy cocina sin parar. Lo hace por trabajo -tiene un servicio de catering- y cuando llega a su casa sigue cocinando. “Es como un vicio o una droga, ¡no puedo parar!”, cuenta. Hoy comparte su entusiasmo, sus ideas y recetas con los miles de seguidores que tiene en su blog: marianlaquecocina.com.

Sobre su pasión por la gastronomía, sus inicios como bloguera y sobre lo que se puede enseñar a los niños a través de la cocina conversamos en esta nota con Mariana López.

¿Qué te motivó a empezar tu blog de cocina?

El año pasado tuve como un “estancamiento” en lo laboral. Estaba aburrida de hacer siempre lo mismo, de cocinar las mismas cosas por pedido y no poder desarrollar y hacer todo lo que yo quería. Cuando tenés un servicio de catering podes hacer cosas muy ricas y diferentes, pero el cliente siempre tiene la última palabra y si quiere la torta de chocolate con dulce de leche (en vez de mi versión de chocolate, con ganache de chocolate blanco y avellanas tostadas, por ejemplo), tengo que hacer chocolate con dulce de leche. Por eso, esta idea del blog me entusiasmó tanto, fue como un bichito en mi cabeza que empezó a crecer y crecer. Era el cambio divertido que necesitaba. Vivo leyendo y mirando blogs de cocina de todo el mundo y siempre pensé ¡esto yo lo podría hacer!, y ahora lo hago.

¿Qué es lo que más te gusta de tener un blog?

Me fascina poder hacer y mostrar las cosas que yo quiero. En el blog (y facebook que es mi gran aliado, ya que ahí publico recetas cortas y tips), pongo todo lo que me gusta hacer en casa, para mis hijas y familia. También cosas “raras” que nunca podría vender, como helados veganos o recetas sin azúcar ni harina.

A su vez, empecé con el tema de las  fotos. Antes no sabía nada de nada. A mi marido siempre le fascinó la fotografía y me fue enseñando poco a poco con su cámara. Para mi último cumple me regaló una linda cámara de fotos con un buen lente y eso fue una gran ayuda.

Me encanta además la interacción que tengo con la gente. Nunca imaginé que iba a tener tan buena respuesta, tantas personas escribiéndome, pidiéndome consejos y comentando las cosas que cocinan en sus casas a partir de mis recetas ¡me encanta y me divierte! Con el blog me di cuenta que hay mucha gente buscando ideas nuevas para cocinar.

¿De quién heredaste el amor por la cocina?

¡De mi mamá! siempre le gustó cocinar. Creo que cuando éramos chicos era más bien un “deber”, pero poco a poco y a medida que fuimos creciendo, lo fue haciendo por placer. Iba a clases, probaba de todo en casa, disfrutaba como loca. Y yo siempre aprendiendo también. Mi hermana mayor (somos 4 hermanos) siempre cocinó muy bien, y aprendí de ella también.

Cocinar con niños y una buena receta!

¿Cocinás con tus niñas seguido?

Sí, mucho. La más grande, a los 2 años empezó a interesarse y a querer “ayudarme”, y la más chica que cumple 2 años en breve, desde hace un tiempo se sube a un banquito para ayudar, ¡aunque enchastre más de lo que ayuda!

¿Qué creés que se puede enseñar a través de la cocina?

¡Mucho! A mis hijas les voy enseñando los nombres de cada ingrediente que usamos. Les hago oler y probar todo. Además, aprenden a esperar, a que no se puede revolver cuando quieren, por ejemplo, que existe un orden. Mi hija mayor huele romero o albahaca en algo que cocino y ya reconoce los aromas. Capaz para algunos es algo que no tiene tanto sentido, pero para mí saber de cocina es “cultura general”; es importante que los niños sepan lo que están comiendo, de dónde vienen los alimentos, que no salen del supermercado sino de la tierra.

¿Qué receta rica y fácil de hacer recomendás para que hagamos con nuestros hijos?

¡Los brigadeiros! Son trufitas brasieleñas. La receta es de mi abuela, de 95 años. Desde que tengo memoria ella es “el ala de la fiesta”, de familia brasilera, le gusta bailar, comer y tomar, además de divertirse. Los brigadeiros son famosos en mi familia por lo rico y por lo fáciles de hacer; llevan 4 simples ingredientes: leche condensada, cacao amargo, manteca y vainilla. Se hacen en minutos y son tan ricos que van a querer hacerlos ¡para comer de a cucharadas!

Brigadeiros

Aquí la receta:

Ingredientes (rinde aprox. 24 brigadeiros):

1 lata de leche condensada (gracias a mi amiga brasilera Thais que en 2 idas a Brasil me trajo nada más ni nada menos que 16 latas de leche condensada!! ¡¡genia total!!)

2 cucharadas de manteca

1/3 taza de cacao en polvo amargo, cernido

1/2 cucharadita de vainilla

-el procedimiento lo encuentran en marianlaquecocina.com-

Por F.C

1 comentario

  1. Hola! Os sigo desde hace poco, pero me gusta mucho el blog. No conocía esta página de cocina pero creo que también me voy a hacer seguidora. Me ha encantado la receta. Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s