Ser
Dejar un comentario

La nueva mujer

¿Es el mundo cada vez más exigente, o somos nosotras las que queremos acapararlo todo? ¿Cada vez hay menos tiempo, o es el mismo tiempo con más reuniones, llamadas y quehaceres diarios?

Los días cambiaron para la mujer, el mundo cambió. Vivimos online, corriendo, atajando, intentando llegar a todos lados. A veces lo logramos, a veces no. Pero como somos especialistas en querer abarcarlo todo -y apretarlo también-, no importan las lecciones de días pasados; siempre intentaremos hacer todo lo que esté a nuestro alcance (¡y a la vez!), porque así somos, así es la mujer de este siglo.

La emancipación de la mujer llegó para quedarse, y como aún estamos noveleras, vivimos con “cabeza de enamorada”, disfrutando de una transición que sin dudas llegará a buen puerto. Contentas con nuestro aporte, ahora sí, dentro y fuera del ámbito doméstico (aunque nos cueste organizarnos), vivimos una libertad cada vez más apasionante.

Y en este nuevo orden, surgen nuevas preguntas -o viejas-: ¿es posible lograr el equilibrio?, ¿el bienestar?, ¿es posible cuidarse, escuchar al cuerpo a pesar de tener que responder a tantas demandas? Sí, sí y sí.

Somos muchas quienes buscamos la “perfección”, entendida como nuestra mejor versión. Y en ese camino vamos cambiando hábitos, incorporando nuevas rutinas que nos hacen sentir más seguras, más confiadas y también más plenas.

En esa búsqueda, las #MamásReales que llevamos adelante este blog hicimos algunos ajustes en nuestra vida cotidiana. Fede se fue a vivir al campo con su familia y ahí va, lidiando con todo lo que el nuevo lugar tiene para ofrecerle y a la vez, con su trabajo -en la ciudad-. En esta nueva vida más verde, se propuso salir a caminar a diario por el campo, ¡y lo logra muchas veces!, …a pesar de que incluso allá, también llega la urgencia que la sociedad impone (“mándame el informe por favor”, “¿viste el correo?”…”hay que rehacer una página”…). Por su parte, Caro sigue con sus rutinas de deporte tres veces por semana (sin campo pero con club), lidiando con el sueño de una beba que insiste en tomar teta de noche luego de 10 meses!… y su objetivo más chiquito (o gigante, al juzgar por su mirada) es incorporar por lo menos una fruta diaria. A veces lo logra, a veces la tienta más una galleta con dulce de leche, para ser honestas.

Desde nuestro lugar de madres y mujeres (2.0) ya nos sumamos con pequeños nuevos hábitos al #MovimientoSaludable de la mano de Lactacyd, y nos sentimos mejor, más seguras, más nosotras. Confiamos en que hay detalles de la vida cotidiana que cambian el todo, cuando se transforman en hábitos. Y ustedes ¿se animan a probar?

La comunicadora María Gomensoro también se sumó. Mirá!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s