All posts tagged: Ajó experiencias musicales oportunas

Ajó vuelve al Solís

Volvió al Teatro Solís el espectáculo musical creado especialmente para familias con niños/as de 0 a 3 años, por Ajó, experiencias musicales oportunas. La propuesta, que se estrenó en 2016 y que se ha presentado en centros y eventos de todo el país, cuenta con una nominación en el año 2017 a los Premios Graffiti como mejor álbum infantil. Dirigida por las Licenciadas en Musicoterapia: Alejandra Goldfarb, Lili Ramos y Natalia Goldberg, y acompañadas por el músico percusionista Pablo Leites, el espectáculo favorece el encuentro entre los grandes y los más chiquitos de las familias, donde se invita a cantar, jugar y encontrarse en la música, cada uno a su forma y a su estilo. Las personas somos musicales desde que nacemos, vibramos con la música; los sonidos nos hacen sentir y descubrirnos. Y si encima, a partir de la música nos encontramos con un ser querido (con mamá, papá, un abuelo), el resultado no puede ser otra cosa que bueno. Sobre Ajó y esta nueva propuesta, nos cuenta Alejandra Goldfarb, una de sus creadoras. …

El juego se vuelve canción

La primera semana de vacaciones de julio las entradas se agotaron en un espectáculo que ya es garantido para los niños uruguayos: El juego se vuelve canción, de Ajó. Es una obra musical participativa para las familias con niños de hasta 3 años. La idea es atravesar una guía de propuestas musicales y lúdicas que buscan el encuentro y el juego compartido. La fortaleza está en que es muy específica y adecuada para el público que se convoca, que recibe la propuesta con mucha alegría y ganas de jugar. Está en cartel hasta el 14 de julio a las 14:30 hrs. en Montevideo Shopping. ¡Aún queda una semana para disfrutarla!  

Experiencias musicales

Hace unos días, en esas salidas de “soltera” que una se permite como lujo cuando tiene hijos, fui a ver a Jorge Drexler y a Luciano Supervielle con una amiga. Antes de salir, le pedí a ella –también mamá- que se fijara cómo llegar porque nunca había escuchado sobre el lugar. No era el Solís, no era el Sodre, no era el Metro, ni ninguna de las salas típicas de sus presentaciones anteriores. Llegamos y nos encontramos con una cola de dos cuadras para entrar. Lógicamente, aquello no tenía la logística aceitada de un Sodre o Solís. Aquel show iba a ser diferente. Entramos a nuestra “platea vip”, ahí abajo, al lado del escenario y nos “acomodamos”; paradas. Miré para arriba, hice un paneo de izquierda a derecha, de derecha a izquierda, bajé la cabeza y encontré una barra (fundamental para quien escribe, con presión baja y tendencia a los desmayos cuando hay mucha gente apretada). Aquello era un boliche. Era “Otro Planeta” (¿se acuerdan?), pero en 2016 y en otra dirección.  A priori me …