Entrevistas
Comment 1

Taekwondo: el arte de trabajar valores

El año pasado escuché hablar de taekwondo y me llamó la atención que el centro del discurso, estuviera puesto en los VALORES, y no en las destrezas físicas o habilidades que la práctica desarrolla y promueve.

Por eso, a pocos días de marzo, pensando en madres que puedan estar eligiendo alguna actividad distinta para sus hijos, me puse a investigar un poco y me encontré con que este arte marcial, de origen koreano, va bastante más allá de lo que puede ser una defensa personal o un deporte, porque tiene una base filosófica fuerte que lo sostiene.

La palabra taekwondo en parte encierra el significado de este arte marcial. Es una técnica que implica el uso de los pies, de los brazos (manos, hombros, puños) y que en sí es un camino de perfeccionamiento.  Sobre el taekwondo ATA, y cómo es posible a través de este arte marcial educar en valores, consultamos a Luis Arlin quien es instructor y además experimentó en su vida cómo la práctica de este arte marcial puede transformar a una persona.

¿Cuál es la diferencia entre una arte marcial y un deporte?

Si voy a un lugar a trabajar el físico, me canso, transpiro, mejoro velocidad, reflejos, resistencia, tonificación, y luego llego a mi casa contento, eso es un deporte. Si hago todo eso mismo, pero aparte le agrego una filosofía de vida, que me hace vivir el día a día con más valores, entonces estoy haciendo un Arte Marcial. O sea que si hago un Arte Marcial estoy haciendo mucho deporte, pero no siempre practicar un deporte significa que haga un Arte Marcial. Esa es la diferencia, la filosofía de vida que hay detrás.

¿Cómo se trabajan los valores y cuáles se trabajan?

Se trabajan todos los valores. Cortesía, respeto, autocontrol, perseverancia, concentración, autoestima, confianza, comunicación, honestidad, disciplina, etc.

El cómo es bastante más complejo, pero voy a tratar de resumirlo. Hacemos ejercicios físicos y también hablamos en clase sobre los valores. Tenemos instructores especializados en eso, que se preparan internacionalmente para transmitir valores en todo momento. Se hace un trabajo donde se coordina la academia de artes marciales, con la casa y con la escuela.

Para pasar de cinturón (en artes marciales es el objetivo más preciado), pedimos una carta de la casa y de la escuela donde se le pide permiso a los padres y a la maestra, porque lo principal es que el niño esté mejorando como persona para poder pasar de cinturón.

Cada dos meses trabajamos una “lección de vida” (un valor) y se trabaja específicamente en eso. Es decir, se habla sobre ello en las clases y tienen que hacer determinadas tareas prácticas sobre esa lección de vida. También vale aclarar que todo es muy personalizado. Por ejemplo: si un niño necesita mejorar su confianza y su autoestima, el trabajo que va a hacer es muy distinto a un niño que necesita mejorar su disciplina y autocontrol.

 Se trabaja mucho con la motivación. En la clase los niños se divierten mucho, aprenden a defenderse, hacen juegos divertidos, manejan armas como los nun-chackus o espadas, rompen tablas, hacen carreras, hacen acrobacias, y es entonces, cuando el niño está muy divertido, que podemos trabajar los valores. Por ejemplo: necesitamos que el niño esté muy divertido, contento, feliz, con buena energía, como para decirle “de ahora en más, cada vez que mamá diga algo, aunque no lo queremos hacer, hay que hacerle caso en el momento”. Los niños cuando están divirtiéndose son más receptivos. Y este es un concepto que estaría bueno que todos los docentes lo usen, simplemente si hacen las clases más divertidas, más interesantes, seguro que van a lograr mejores resultados.

Otra cosa importante es que manejamos un sistema de consecuencias. Eso es fundamental en la educación de un niño. Sería buenísimo que todos los padres lo apliquen. Y con decir sistema de consecuencias me refiero a que cuando el niño hace algo malo, debe recibir una consecuencia por lo que hizo. Por ejemplo: si el niño no hizo caso, deberían sacarle la computadora, o el Playstation, o la consecuencia que los padres vean necesaria. Y algo muy importante, no olvidarse de aplicar también la consecuencia positiva, es decir, si el niño hace algo bueno deberíamos darle un premio. Y tomemos en cuenta que a veces un lindo gesto de los padres, unas palabras positivas, un rato de atención compartiendo algo ya puede ser un premio para muchos niños.

En definitiva, para trabajar los valores hay muchísimas técnicas que usamos para que el resultado sea 100% efectivo.

¿Para qué niños sería ideal la práctica de este arte marcial?

Es ideal para absolutamente todos los niños. Algunas veces me dijeron “mi hijo no necesita trabajar ningún valor, es bueno, amoroso, tiene amigos, tiene confianza, disciplina, etc”. El tema es que por más perfectos que seamos, siempre tenemos que trabajar algo, o al menos mejorarlo. Si los adultos necesitamos mejorar siempre, imagínese un niño que se está formando. No creo que haya alguien en el mundo que pueda decir que no necesita mejorar o reforzar nada.

Por otro lado, si usted quiere que su hijo trabaje algo específico, una academia de taekwondo podría ser el lugar ideal. La mayoría de los niños que vienen es para mejorar su disciplina, autocontrol, confianza, autoestima y respeto.

Algo interesante es que los niños autistas o con capacidades distintas suelen encontrar aquí un buen espacio para expresarse y crecer. Ellos necesitan estar en un ambiente donde lo principal sea tratarse con respeto, por eso es que se sienten tan cómodos para mejorar.

¿Cómo te ayudó a ti? ¿En qué te transformó?

Yo siempre digo que soy el fiel reflejo de que esto funciona. Cuando era niño fui muy tímido, me costaba relacionarme con la gente, no hablaba nada. Luego de pasar por este arte marcial cambié totalmente. De la mano de mi profesor quien me sigue enseñando desde Estados Unidos, he mejorado tanto mi personalidad que hoy me encantan los desafíos, hacer charlas en público, dar clases y hasta seminarios de liderazgo.

Es increíble que hoy me dedique a mejorar el desarrollo del carácter de las personas. Y lo hago con pasión porque sé lo importante que es eso, sé que al cambiar la personalidad de una persona estás cambiando todo su destino.

 Contacto:

Luis Arlin: 097.40.40.46.

Academia: Chucarro 1027, esq. Avda. Brasil y  Agraciada 3136, esq. Bvr Artigas.

FB: ATA Pocitos TKD

Por Carolina Anastasiadis

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s