Entrevistas
Dejar un comentario

La fotógrafa, “una testigo de lujo”

Lucía Lin es artista visual, licenciada en comunicación y actualmente estudia Arquitectura. Luego de su licenciatura realizó un posgrado en Artes Visuales en Santiago de Chile; trabajó en publicidad y en producción de cine y televisión. Es una persona inquieta y siempre está con proyectos nuevos. En Chile se enamoró de esa química especial que surge entre madre y bebé… y a partir de eso creó Babyfox para plasmar esa magia en fotos. Aquí les contamos de qué se trata su emprendimiento -¡un lindo regalo para Navidad!- y les dejamos lo más importante: fotos. Cuando las imágenes son buenas, las palabras sobran.

¿Cómo surge Babyfox?

Baby Fox nace a principios de 2013 como un emprendimiento personal con el cual busqué fusionar el arte con la fotografía. Surge en un período de transición en mi vida, estaba regresando a Uruguay luego de haber vivido en Santiago de Chile y tenía muchas ganas de comenzar algo propio, que me llenara de satisfacción. En Chile descubrí la fotografía de recién nacidos y me pareció una idea muy tierna y divertida para implementarla aquí. Recuerdo que al comienzo la gente se sentía muy curiosa con respecto a esto de las sesiones fotográficas y les parecía hasta raro. Hoy en día al estar más acostumbrados a ver este tipo de imágenes, no dudan en consultar y agendar su sesión.

¿Qué cosas te interesa retratar de la interacción mamá-bebe?

Me gusta poder capturar con una imagen, esa sonrisa, ese gesto que describe lo que es ese gran amor. Me siento una testigo de lujo, sobre todo en las sesiones de recién nacidos que se hacen en los primeros 15 días del bebé. Más que fotógrafa, me considero una “contadora de historias”, así que lo que más disfruto es hacer visible ese vínculo tan lindo y puro que es el de la mamá con el bebé.

¿Qué tipo de fotos hacés?

Recién nacidos, bebés -y no tan “bebés-, familias y embarazadas. Las de recién nacidos son en interiores, en la casa de los papis, pero después las otras las podemos realizar al aire libre, sobre todo en verano. El otro día tuve una sesión con una nena de un año, a la cual ya había fotografiado de recién nacida, y la verdad fue una experiencia muy linda. Verlos crecer, es algo mágico.

¿Qué se necesita para que la sesión rinda? 

Tres cosas son fundamentales: ganas de divertirse y pasarla bien, espontaneidad y buena luz.

¿Cómo es una sesión?

Por lo general me gusta trabajar con las cosas que haya en la casa y siempre le encuentro la forma para poder armar el mejor set. Los tiempos los marca siempre el o los pequeños de la familia, pero por lo general las sesiones duran entre una hora y una hora y media. Lo importante es conectar con los pequeños, pasar un buen rato y disfrutar de la experiencia.

Más fotos e info: babyfox.com.uy

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s