Entrevistas, Home, Ser
Comments 2

“Deberíamos conocer cómo nos afecta el ciclo menstrual con el mismo detalle que conocemos cómo nos afectan las estaciones del año o el día y la noche”

Hace unos meses anduve por España “mochileando” de lo lindo con mis hijos y marido. Cuando al final del viaje llegamos a la casa de una amiga catalana en Cadaqués, nuestras vueltas se detuvieron y mi cabeza agradeció rápidamente volver a la tranquilidad de un hogar, sin la exigencia de seguir conociendo, ni andando. Me había venido la menstruación y mi cuerpo pedía calma. Fue la paz que sentí al llegar, la que me llevó a tomar un libro que estaba sobre una mesa, que no tardé en empezar y terminar ese mismo día.

Hablaba del ciclo menstrual de la mujer y de cómo esa vivencia tan única, tan femenina, tan poderosa, había que conocerla para comprendernos mejor y respetar nuestros tiempos.

Aprendí que somos cíclicas; así como las estaciones del año tienen sus flaquezas y potencialidades, nosotras también irradiamos y sentimos sensaciones únicas y diferentes mientras menstruamos u ovulamos, así como durante la previa de estas dos fases antes mencionadas.

A raíz del libro “Viaje al ciclo menstrual”, empecé a escuchar mejor mi cuerpo, y entender por qué hay momentos en la vida en los que no me siento afín de encarar algo que pesa -como una charla, un planteo, un cambio en la distribución de los muebles del hogar, etc.- Comprendí por qué durante la menstruación, mi mente se encuentra más propensa a crear, se eleva, imagina, se siente inquieta e intuitiva, y cómo durante la ovulación, todos aquellos pensamientos adquiridos tienen mayor disposición a ser ejecutados.

Me resultó maravilloso aprender que podemos amigarnos con nuestra biología y aprovechar cada fase de nuestro ciclo menstrual para trabajar con él, de la mano. No desoyendo lo que gritan nuestros cuerpos para ser mujeres perfectas, sin alteraciones ni subibajas.

Cuando llegué a Uruguay no lo dudé. Le escribí a Anna Salvia Ribera, Psicóloga catalana, especialista en salud sexual y autora de este manuscrito, para conocer más sobre nuestra esencia circular, que para mí fue toda una revelación a incorporar a mi favor. Aquí, nuestra charla vía email.

¿A qué le llamás ciclo menstrual?

El ciclo menstrual es un patrón hormonal que prepara nuestro cuerpo para dar vida. Se cuenta como primer día del ciclo, el día en que baja la menstruación, y el último día del ciclo es el anterior a la siguiente regla. Así que el ciclo nos lleva de la menstruación a la ovulación, y al no quedarnos embarazadas nos prepara para volver a menstruar.

¿Cómo nos afecta?

Las hormonas que llevan a cabo este complejo proceso físico además del aparato sexual modifican todo nuestro ser: nuestro cuerpo físico, emociones, intuición, mente, sexualidad, objetivos vitales, relaciones. Por esta razón me siento diferente cuando tengo la regla, cuando ovulo, o los días previos al sangrado.

¿Por qué considerás de vital importancia conocerlo en profundidad?

Deberíamos conocer cómo nos afecta el ciclo menstrual con el mismo detalle que conocemos cómo nos afectan las estaciones del año o el día y la noche, porque sino andamos completamente perdidas y, en vez de aprovechar las características de cada fase del ciclo, nos dedicamos a luchar en contra para encajar en un sistema que pretende que siempre estemos igual.

¿Cómo podríamos aprovecharlo teniendo en cuenta sus diferentes etapas?

Si conoces tu ciclo menstrual y cooperas con él programando tu agenda en función del mismo (por ejemplo, programando una fiesta o una reunión importante en la ovulación y no en la menstruación) y escuchando y respetando las necesidades que tienes en cada momento, experimentas una fuerte sensación de control sobre ti misma, potencias muchísimo tus talentos y tus relaciones sociales mejoran, ¡así te sientes mucho mejor contigo misma!

¿Qué relación guarda con el ciclo lunar?

La luna regula el ciclo menstrual, sin embargo, la luz artificial hace que la luna no tenga tanto poder como antes, cuando vivíamos sólo con la luz solar y lunar. Por otro lado, el ciclo lunar también afecta a todos los seres vivientes, así que su combinación con el ciclo menstrual hace que los polos de apertura (ovulación) y de recogimiento (menstruación), se acentúen o se suavicen. Si coinciden varios polos de apertura (ovulación, luna llena y verano) la sensación de apertura es muy fuerte.

¿Cómo lo vivimos las mujeres occidentales y por qué?

Las mujeres occidentales vivimos en un sistema patriarcal que cogió al varón como el patrón correcto de ser humano y la mujer como un derivado o una anomalía, una rareza, como la excepción. La psicología, la medicina, la pedagogía y todo el conocimiento occidental se basa en una visión del ser humano masculina, es decir, un ser humano que la única metamorfosis que experimenta es la adolescencia (que incluso es más suave que la de las mujeres porque no entran en un patrón cíclico, siguen siendo lineales).

Las mujeres tenemos una esencia cambiante y cíclica, ¡experimentamos muchas metamorfosis! Durante toda la etapa fértil (unos cuarenta años) cada día tenemos una combinación de hormonas diferente que nos afecta de forma global y que se repite periódicamente cada mes, en el caso del ciclo menstrual, y cada tres años, en el caso del ciclo reproductivo con lactancia materna. Ellos, en cambio, hormonalmente cada día están igual y nunca experimentarán un cambio tan brutal como el ciclo reproductivo, la adolescencia de las mujeres, o la menopausia.

Es muy urgente que las mujeres recuperemos este conocimiento sobre todos los cambios que experimentamos (ciclo menstrual, ciclo reproductivo, adolescencia y climaterio) y que se transmita a todos los ámbitos: salud, educación, empresa, familia.

¿Qué te gustaría lograr en las nuevas generaciones?

Trabajo para que las mujeres amemos y pongamos el valor que merece nuestra sexualidad y esencia cambiante, y aprendamos a hacerla brillar, para que volvamos a gozar y celebrar la primera regla, la menstruación, el parto, la lactancia y la menopausia. Y que toda la sociedad ponga en valor estos procesos, los respete y acompañe.

Por Federica Cash

viaje-ciclo-menstrual

 

2 Comments

  1. Elizabeth says

    Excelente artículo. Gracias!
    Asi tal cual me siento. Ir a contramano de nuestro ser cíclicas nos aleja del contacto de quienes somos.
    ¿Podrias decirle la editorial que publicó el libro?

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s