Home, Mamáaaaa!
Dejar un comentario

¡A dormir se ha dicho!

Ya sabemos que el sueño de los hijos desvela a los papás. Apenas llega un bebé a la casa -sobre todo si somos primerizos- nos sentimos desorientados al ver a ese recién nacido que un día duerme cerca de 18 horas, y al siguiente día solo 8. Nunca sabemos cuánto debe dormir un recién nacido, y a decir verdad, a medida que los niños crecen y con ellos sus agendas, podemos sentir preocupación por no saber si nuestro hijo está descansando lo suficiente.

Con esta inquietud realicé un par de preguntas al argentino Daniel Vigo, investigador del  Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) y de la Universidad Católica Argentina, especializado en temas de sueño.

Comparto algunos apuntes de esta charla:

–          A medida que el niño crece, las características del sueño van variando.

–          El recién nacido se despierta cada 3 horas aproximadamente, regulado por la alimentación. Es normal que duerma la mayor parte del día.

–          Un recién nacido debe dormir entre 11 y 19 horas. Menos de 11 y más de 19 son muy poco o mucho. En cualquiera de los extremos, es bueno consultar a un médico.

–          A los 3 meses, ya puede dormir 5-6 horas seguidas. En el caso de los bebés alimentados a pecho, generalmente se prolonga el despertar nocturno.

–          A los 9 meses muchos de los niños ya pueden dormir toda la noche sin despertarse. (nota al pie: ¡si tenés la suerte de tener uno de esos, no lo cuentes!)

–          La cantidad de horas de sueño va disminuyendo a lo largo de la infancia. La International Sleep Foundation tiene una tabla bien gráfica sobre el tema:

 

Edad Sueño (hs) Siesta
Recién nacidos 16-20
Hasta 6 meses 10-14 2 veces, aprox. 2 hs.
Entre 6 y 12 meses 10-12 2 veces, aprox. 1 hs.
Entre 2 y 3 años 12 1 vez, aprox. 1 hs.
Entre 3 y 5 años 11-12
Entre 6 y 12 años 9-11
Adolescencia 8-9

¿Por qué importa que el niño duerma y descanse?

Dormir bien tiene beneficios a nivel biológico, psicológico y social. La siesta influye beneficiosamente y debería ser respetada todo lo posible. Los bebés y los niños están en una etapa de mucho aprendizaje, el cuerpo necesita recuperarse durante el período de sueño, no solo a nivel cerebral sino a todo nivel, necesita recuperar energía, restablecerse a nivel metabólico. El buen sueño ayuda en el aprendizaje,  en cuanto a la fijación de la memoria y también favorece el buen desarrollo de todas las vías neuronales que se dan primordialmente en las etapas tempranas de la vida. Todo lo anterior se ve comprometido si no se duerme.

 

Por Carolina Anastasiadis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s