Home, Mamáaaaa!
Comments 4

La panacea de mamá

Pensé en escribir una columna dedicada al vino pero me parecía un poco fuerte para un blog de maternidad. Demoré 3 minutos hasta que me di cuenta, un viernes de noche, que lo que estaba pensando tenía todo que ver con este espacio.

Cuando sos madre algunos pequeños placeres de la vida que antes abundaban, empiezan a escasear, y por eso mismo cuando los concretás los sentís la panacea. Son esos momentos mínimos que te hacen ver que todavía hay algo de tu ser ahí adentro, que seguís siendo vos, a pesar que pases el día sonando mocos o cambiando pañales.

Entre vinos empecé a anotar algunos ítems de mi panacea, y les cuento que, aunque suene a mala madre, pasados 5 años de maternidad los vivo SIN CULPA –sí!! Se puede!!-.

Viernes de noche. Mis hijas se durmieron increíblemente temprano. Acosté a la última, me invadió una sensación de libertad poco común para viernes a esa hora y en un acto de rebeldía descorché un vino, saqué una buena copa y me senté a disfrutar. Cuando miré el reloj era demasiado temprano para ese ritual; pero me importó poco, porque a veces es de madrugada y ando despierta por este oficio de ser mamá. Así que tomé sin culpa, una, dos, tres copas. y agradecí que fuera otoño para no sentirme una alcohólica tomando vino a la misma hora que otros están preparando el mate.

El  sábado tuve otro de esos momentos. Siendo las 3 de la tarde, habían ido cayendo de a uno los integrantes de la casa…primero el padre, luego la menor y rato más tarde, la mayor. Todos dormidos. Empecé a escuchar algo que de tan lejos que sentía en el tiempo, había olvidado: SI-LEN-CIO. ¿Se acuerdan cómo suena? Intenté retener ese momento, por un segundo me sentí desorientada. Miré mi mesa de luz y había un libro que esperaba hacía rato; me zambullí. Por adentro pedí poder leer más de 3 hojas seguidas sin escuchar un “maaaamiiiii”. Sucedió. En ese instante empecé a creer en los milagros; supe que había alguien allá arriba apiadándose de mi trabajo invisible, regalándome un ratito de paz.

Y a veces suceden otras expresiones mínimas de este tipo… alguna tarde la magia se apodera de tu casa, las brujas de la tardecita no llegan (o se atrasan, para ser honesta) y entonces podés cerrar la puerta del baño y sentir que aún existen los espacios privados. O… las niñas se portan bien y te permiten empezar y terminar una comida sin levantarte de la silla, sin rezongos, incluso comiendo con ambos cubiertos. Lujos.

El viernes de noche, en ese estado sutil que te regala el vino, también caí en que sentimos las experiencias siempre por contraste… que si no viviera con un zumbido diario que en mi cabeza suena a “maaaaamii”, “mammii”, probablemente no repararía en el silencio; que no disfrutaría dormir un sábado hasta las 10 am si no hubiera estado años durmiendo cortado y levantándome entre las 6 y las 7 am (domingos incluidos)…Hoy sé que tampoco encontraría mi propio ser si pasara una semana sin mocos o rezongos. Al final –o al comienzo-, todo se reduce a momentos que se escapan como el agua…o como el vino. Y hay que disfrutarlos como la vida los sirva. En mi caso, en un par de copas. ¡Salú!

Por Carolina Anastasiadis

4 Comments

  1. Valeria says

    Me encantó !! me pasa tal cual como decís…celébremos y disfrutemos esos momentos de tranquilidad !!!

    Me gusta

  2. =) , he disfrutado mucho este artículo. No deberíamos sentirnos culpables por darnos ciertos gustilllos cada cierto tiempo, que sería de mí, si no jugara en PS4 cada cierto tiempo creo que me volvería loca. Siento que no debemos olvidar por completo lo que éramos antes de ser madres, más bien lo que podamos llevarnos de esa vida anterior y sea compatible con la vida actual, siempre será bienvenido.

    Me gusta

  3. Ser mamá es Amor says

    A veces queremos aparentar que todo va genial …pero nada que ver con la realidad…ha veces pienso como tú y creo que por darnos un respiro de nuestros pequeños rebeldes… No quiere decir que no seas una buena mamá.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s