Entrevistas, Home
Dejar un comentario

Susana Olaondo: “Merelde fue un nombre inventado por mi hija y yo le di forma al personaje y a su entorno”

Sus libros son clásicos en las lecturas nocturnas de los cuartos infantiles. Son también infaltables en jardines de infantes y escuelas, pero además muchos se han llevado al teatro en varias ocasiones. Ella ha creado personajes entrañables como la Tía Merelde y ha dado voz a varios animales, desde bichitos de luz y carpinchos, a patos.

Susana Olaondo es artista y dice que desde que tomó un lápiz por primera vez, no ha parado de dibujar. Estudió pintura, dibujo, cerámica, fotografía e introducción al lenguaje visual. Se animó a la escultura, hizo artesanías y mostró su obra en varias exposiciones.

Es madre de dos y abuela de cuatro. Como a muchos, eso de tener que leer a niños le cambió la vida, solo que dio un paso más. Ella escribe y dibuja sus propias historias.

No da entrevistas, pero a pocas semanas de publicar Clorofila –su último libro-, tuvo la gentileza de responder algunas preguntas para Mamás Reales. Nosotras, fanáticas de Merelde, Julieta y Olegario, fascinadas. ¡Muchas gracias Susana!

¿Qué tan determinante fue la maternidad en tu camino como escritora de libros infantiles?

Sin duda que tener hijos a quienes contarles fue fundamental en mi camino de escribir cuentos. No así con las ilustraciones porque siempre dibujé.

Ahora tenés nietos. ¿Pensás igual que antes a tus personajes y los temas, o es distinto crear para estas nuevas generaciones?

El vivir en el mundo me lleva a estar en contacto con las nuevas generaciones y eso se ve reflejado en lo que escribo.

¿Cuáles creés que son los “botones” que activan el asombro y la curiosidad en los niños?

No utilizo “botones” ni clisés que activen algún mecanismo. Simplemente escribo lo que se me ocurre.       

¿Cómo nació la Tía Merelde?

La Tía Merelde fue mi primer libro, Merelde fue un nombre inventado por mi hija y yo le di forma al personaje y a su entorno.

Algo que quieras contarnos sobre Clorofila…

Ramiro un papagallo muy colorido fue el responsable de que exista Clorofila.

Cansado de escuchar a dos brujas (una blanca y otra negra) decide usar sus poderes mágicos y crear una bruja diferente, para ello cuenta con todos los amigos y vecinos que van aportando su color y termina eligiendo el verde, de ahí su nombre.

No solo es diferente por su color, sino que prefiere escuchar música y estar rodeada de amigos lo que hace que ni se acuerde de mirar la luna, ni de hablar por teléfono y menos discutir con otras brujas.

Por Carolina Anastasiadis

Crédito de foto: Max Argibay

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s