All posts tagged: catarsis

Educar es afectar

Hace tiempo no hago catarsis en este blog y esta mañana de domingo, entre tanto pensar un asunto que me desvela, decidí bajarlo a post a ver si termino más clara –agradezco su terapia-. Me inquieta encontrar el punto justo para acompañar a mis hijas, darme cuenta hasta dónde mis decisiones deben ser pensando en ellas o en mí (si es cierto eso de que si la mamá está bien, ellos lo están), hasta dónde prevenir que se caigan en vez de dejarlas caer y que se lastimen un poquito para que aprendan; hasta dónde puedo impedir que sufran, que lloren, que duelan. Dónde está el límite entre protección y sobreprotección, entre enseñar desde nuestro saber sin limitar sus propias experiencias; cómo hacer que vean a su corta edad que lo que hoy duele lo agradecerán cuando crezcan. Me inquieta ser consciente que aunque haga mi mayor esfuerzo, igual siempre se me vayan a escapar cosas. Que aunque las mime con el alma, no hay vacuna contra algunos dolores de la vida; que tarde o …

Casi sabia

…así es la Naturaleza y lo descubrí con la maternidad. Te sorprende al principio con esas dos rayitas luego de un mes con más puntería que tiros. Al tiempo ves en la pantalla de la eco un puntito que late, y tú que no estás haciendo nada más que viviendo. De hecho te sentiste tan mal que a gatas comiste …o sólo comiste pan. Y crece porque “la Naturaleza es sabia”, pasan 6 meses y esa panza que era un agua viva extra large ahora es redonda y de embarazada. Ya te dejan pasar en la cola del súper. La Naturaleza es sabia porque eso ocurre justo cuando más pesada te sentís. Meses después te das cuenta que metiste 20 kilos pero bajaste 25 en base a una buena lactancia. Ahí agradecés esa sabiduría y tanta perfección. Aunque capaz que la parte que más te sorprende es que al ratito de parir, tu cuerpo ya esté generando alimento para ese crío. Increíble. También te asombrás al ver que de un día para otro pasás de ser …

Las madres damos miedo

Hace unas semanas, en una de esas rondas en las que me encuentro con frecuencia, la charla derivó en un tema recurrente en los grupos “mujeres +30”: maternidad. Una de las chicas se acababa de enterar que esperaba 2. “Fui a la primera eco, empezó a mirar raro y dijo: ¡¡sorpresa!! ¡¡Son 3!!”… La cara de los padres era un poema, entonces les aclaró que les estaba haciendo un chiste: “Mentira, son dos”. Una estrategia altamente efectiva para amortiguar el impacto de unos padres que ya tienen un nene y que tras, largas idas y vueltas, decidieron por fin, darle un hermanito. “Tengo que cambiar el auto, la casa, alimentar tres bocas”, seguía la madre, enredada y sucumbida en sus hormonas, su malestar y con la incomodidad de un pantalón cuyo botón pedía a gritos ser reemplazado. “Es una bendición, lo sé, pero lo primero que hice cuando me enteré fue llorar dos días”, agregó. Hoy está feliz, con su doble positivo asumido. Al rato, en la misma reunión, una de las chicas, joven y …