All posts tagged: GAP

El arbolito (by GAP)

¡Se viene la Navidad y estos últimos días son una locura! Entre despedidas, encuentros, eventos -nuestros y de nuestros pequeños que a medida que crecen también tienen agenda-, hay que hacerse un tiempo para resolver los regalitos de Papá Noel. Para facilitarles este «trabajo» -para muchas arduo, para otras placentero- nos fuimos hasta GAP a elegir algunas prendas -porque no solo de juguetes vive el hombre-, y aquí les mostramos algunas de las cosas lindas que llegaron para este verano. Color, mucho lino, prendas etéreas y versátiles, para los pequeños, pero también para dejar contento al papá… y, por qué no, a las mamás reales que están detrás de cada cartita. ¡Aquí nuestros elegidos! Trajes de baño. No pueden faltar en el bolsito de las vacaciones y nunca están de más porque la playa no espera. ¡Hay de varios colores! Por supuesto que en tienda encontrarán también shorts de niño en varios diseños veraniegos. Remeras con filtro UV. Desde que tenés hijos te enterás que existe este maravilloso invento que te salva de tener que …

¡Estrenando fotos!

¡El clima está muy loco! Cuando una siente los primeros calorcitos y empieza a tomar consciencia de que se viene el verano, aparece otro día que te vuela esa idea de un plumazo y te obliga a desempolvar camperas y bufandas. Así estuvimos todo el año, guardando camperas en junio y usándolas a mediados de octubre. Programando y reprogramando una linda tarde para hacer fotos. Por suerte ese día llegó, el sol salió, y de la mano de Gap hicimos una sesión fotográfica con nuestros hijos, para renovar la “cara” del blog y de las redes sociales en las que estamos. Con tal fin, fuimos al parque para pasar una tarde a puro flash y estreno de ropa que quedó bien bautizada tras algunas pruebas en “los charcos de lodo”. Pero la vida no es perfecta, y tiende a ser más difícil de controlar cuando se tiene hijos. Porque a la inestabilidad del clima se le puede sumar el vaivén de emociones de los niños, con un autocontrol poco dominado, algún berrinche inoportuno y algo …

Día del niño (¡con premio!)

Si hay algo que caracteriza a la infancia, son esos momentos memorables que recordamos y añoramos a medida que pasan los años. Paseos en bicicleta, porrazos varios, jugar sin mirar el reloj, salidas con abuelos, meriendas con amigos, tarde de dibujitos, pelotas con los primos, y esa libertad infinita tan propia de los primeros años. Se viene el día del niño y queremos invitarte a mandarnos una foto de tu hij@ pasándola bien… ¡donde sea! Entre quienes participen enviando su foto, sortearemos un hoodie de GAP para tu hij@ en su día. Recibimos la foto por FB, Twitter y en los mails carolina.mamasreales@gmail.com y federica.mamasreales@gmail.com. ¡¡El jueves sorteamos!!   PD: Y además, una invitación para que ellos se diviertan, pinten, merienden y anden en bicicleta… El jueves 17 a las 17 hrs. en GAP de Montevideo Shopping, se festejará el Día del Niño a lo grande! Y al final del evento, se sorteará una bici Chillafish!!! Después no digas que no avisamos.

Los nuevos Papás -reales-

Situación 1. Casa de Fede En casa sucede algo curioso cada vez que los niños se quedan con su papá; cuando llego, al preguntarle cómo pasaron, siempre me dice: “divino; jugamos, nos divertimos, se bañaron solos, se vistieron, y ya están durmiendo…”. Palabras incomprensible para mi cabeza, que no da crédito y se cuestiona si seré yo o serán mis hijos los que se convierten conmigo. Cuando pasa a la inversa y mi marido pregunta cómo pasamos, es más común escucharme decir: “no sé qué les pasa, por qué contestan así; irse a bañar es un parto, cenar es todo un tema, y por supuesto que de dormir ni hablamos.” En esta ocasión no voy hablar del estado del baño, de la cocina, de la ropa y del living, que también es diferente dependiendo con quién se queden los niños; pero sí voy a destacar el rol del papá en el hogar que muchas veces nos permite ver otro costado de nuestros hijos, más maduro, más autónomo, que no presta tanta atención al cómo (se …

Huerta en casa -y un premio para mamá-

Ayer compré tierra para arrancar una huertita en casa. Sé que está un poco “de moda”, pero lo mío fue producto de una búsqueda que diera como resultado un win-win. En primer lugar, mi hija quiere todo ya; típico síndrome de los niños de esta era…y hace tiempo le estoy tratando de explicar lo que es esperar, que algunas cosas llevan su tiempo y necesitan un proceso (“¿PRO qué mamá??”) Por otra parte, Alfo muere con los tomatitos cherry y quiero que incursione en algún otro vegetal que le resulte “divertido” de incorporar a su vianda. Y por último –o no tan último-, la ex dueña de la casa donde vivo me dejó unas macetitas perfectas para huerta…y todo eso se conjuga con que a veces, los fines de semana, luego de armar torres, pintar unas cuantas mandalas, salir a caminar o ir al parque, me cuesta idear algo un poco más ingenioso para entretenerla –y entretenerme-. Cuestión: concluí que armar una huerta es una experiencia en la que ganamos todos. Pero como buena madre …