Mamáaaaa!
Comment 1

Lo importante

Las vacaciones son sinónimo de descanso, diversión y familia. En el día a día, estamos bombardeados -muchas veces sin darnos cuenta- por mensajes incesantes, llamadas perdidas, televisores encendidos e innumerables estímulos más, que no dan tregua.

El celular se ha vuelto parte de la vida misma, desde allí trabajamos, respondemos mails y mensajes, nos informamos, miramos fotos, exponemos nuestras vidas, entre tantas otras cosas. Jugar con nuestros hijos, charlar con nuestros maridos e incluso escribir esta columna, se ha vuelto un desafío en la era de los estímulos eternos que nos distraen de lo importante.

Por eso, cuando uno finalmente llega a las vacaciones debe tomarse un respiro, dejar de exigirse y disfrutar de lo real. Digo “lo real” porque las nuevas tecnologías nos invitan a vivir una vida paralela que nos lleva a estar donde no estamos. Y ¿qué es lo real? Para mí lo verdadero es la familia, los amigos, las cosas tangibles que tanto nos hemos acostumbrado a tocar y hace tiempo dejamos de percibir. Por eso, en mis últimas vacaciones en familia, decidí abandonar los “factores distractores” para prestar atención a mi entorno y a quienes me rodean. Chau celular por unos días.

Viajamos a Costa Rica con Juanfe (de año y medio). Un país lleno de estímulos “reales”; animales de todo tipo y color, playas desbordadas de vegetación, aguas salvajes salpicadas por surfistas y tortugas, naturaleza viva por doquier. Un lugar ideal para volver a experimentar la conjunción del aquí y el ahora, sin sospechar de nada que esté sucediendo a la par.

Viajar en familia no suele ser un descanso, es cierto, pero en nuestro caso no sólo ha valido la pena, también ha valido las risas, los mimos, los aprendizajes, el tiempo y el espacio compartido. Cuando uno viaja en familia rescinde de los momentos de pareja que -sin duda- escasean cuando se tiene hijos. Por esta razón, hoy en día, muchos padres deciden viajar sin niños buscando espacios para volver a encontrarse. Y es legítimo, de hecho, soy de las que necesito esas instancias de a dos. Sin embargo, es la segunda vez que viajamos los tres y no lo cambio por nada.

??????????En estas vacaciones VIVIMOS la familia, vimos la reacción de Juanfe al sentir por primera vez la fuerza estremecedora del mar, estuvimos los tres experimentando la energía de la selva que dificulta la respiración. Percibimos decenas de guacamayos volando de árbol a árbol, y nuestros sueños se vieron interrumpidos por aullidos de monos y el croar de algunas ranas. Desayunamos papayas, mangos, piñas y guayabas, y todo eso lo experimentamos por primera vez en familia.

De vacaciones uno está más abierto a dar y recibir. Hay tiempo para disfrutar, para atrevernos a la aventura y experimentar cosas nuevas, para conocernos en lugares diferentes, para corregir a nuestros hijos sin sentirnos culpables por los escasos momentos compartidos, en esos días hay TIEMPO.

Por eso, cuando estén de vacaciones donde quiera que eso sea, los invito a olvidar el celular, apagar la televisión y estar en el aquí y el ahora con los nuestros, porque al final, es lo único que cuenta.  

??????????

Por Federica Cash

1 comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s