Mamáaaaa!
Comment 1

Un parto distinto

En Mamás Reales creemos que no hay una mejor manera de ser mamá, así como tampoco hay una mejor manera de parir o de criar. Las mamás reales son diversas y nos interesa escuchar y compartir experiencias de cada una de ellas. Por eso hoy les presentamos el relato de un parto diferente al que la mayoría conocemos -o tuvimos-; con el trabajo de parto en el agua. La protagonista es una uruguaya radicada en el Norte, Licenciada en Educación Inicial, mamá de dos hijos.

¿Cómo es el tipo de parto que decidiste tener?

Decidí parir de manera natural, con eso me refiero a un tipo de parto que se desenvuelve de principio a fin, de manera natural. En este tipo de parto el bebé y su mamá son los principales  protagonistas.

Contanos sobre el lugar donde se desarrollaron tus partos

El lugar es como una casa donde elegís un cuarto según tus preferencias para el momento de parir. El que yo elegí, además de una bañera donde hice casi todo el trabajo de parto, tenía una cuerda, de donde me agarré para utilizar la fuerza de gravedad a mi favor. Es un lugar muy íntimo, con luz tenue, con una temperatura que ajustan a tu agrado, y en donde las personas que te acompañan están calmas y confiadas de que el cuerpo de la mamá y el bebé a su ritmo y con apoyo, harán todo el trabajo.

¿Quién te acompañó?

Me acompañaron una tía con la que tengo una relación muy especial y dos parteras, Anjali y Ulli. Son seres excepcionales, muy profesionales, atentas, compañeras. Las sentí como un apoyo, antes, durante y hasta hoy. Me inspiran  confianza; y me dieron la opción de opinar en casi todas las decisiones.  Digo “casi todas” porque cuando uno accede a este tipo de parto, firma una autorización para delegar en la pericia y el conocimiento de las parteras la posible decisión de traslado a un centro médico si lo creen necesario.

El ginecólogo que monitoreó mi parto nos ayudó con información y varias instancias de diálogo a tomar la decisión. Sus palabras en la última consulta no me las olvido más: “es una opción que reúne todas las condiciones de salud que se requieren; yo no la elegiría para mi mujer pero creo que es una opción segura.”

 ¿Cómo viviste el parto?

Fue espectacular; fue la entrega de mi voluntad y mi raciocinio hacia un proceso natural para el cual el cuerpo de toda mujer nació preparada. Fue impresionante comprender que en el parto, el dolor es parte del proceso, y descubrir al final que mi cuerpo sabía exactamente qué hacer “sin que yo lo comandara”.

¿Por qué decidiste tener este tipo de parto, lejos del hospital?

Lo decidí así primero porque natura así lo dispuso, y eso me infunde respeto. Además porque el seguimiento durante el embarazo indicó que yo cumplía con todas las condiciones para que este tipo de elección fuera segura tanto para mi bebé como para mí. Segundo, porque considero que las intervenciones en el hospital interfieren con el proceso natural; no solo durante el parto, sino también en el apego, la lactancia y la recuperación.

¿En qué momento se te pasó por la cabeza que tus partos debían ser así?

Soy Licenciada en Educación Inicial y durante mi carrera, las teorías que más disfruté estudiar fueron las vinculadas al desarrollo psico-social y del apego. Me asombraron, y eso me llevó a seguir leyendo, y a seguir estudios, teorías, tesis, hipótesis y, sobre todo, a observar de una manera distinta al niño en desarrollo.

Cuando me fui acercando al momento  de ser mamá, tuve muy presente que desde ese momento en adelante, todas mis acciones, decisiones y emociones impactarían directamente en la vida de mi hijo.

Empecé a cuidarme más a mí misma, en la alimentación, haciendo deporte, ejercicio, descansando, haciendo terapia, y sobre todo informándome mucho más sobre el cuerpo humano, cómo funciona, cómo es el proceso de gestación, el embarazo, el parto, el nacimiento, la crianza, la lactancia.

Volví a varios autores que había estudiado durante mi carrera, y más que nada, fui a hablar con varias mamás a las que ADMIRO en su rol de madres. Ellas me contaron sus experiencias, me recomendaron fuentes de información y fue por ahí que empecé a pensar en que mi parto debía ser natural. Y elegí hacerlo en el agua.

Creo que el dicho “los hijos vienen a esta vida a enseñarnos” lo empecé a vivenciar por ese entonces.

¿Cómo te preparaste?

La previa fue un camino de conocimiento interior, de desarrollo de paciencia, y de cuidarme mucho a mí misma. Por momentos me pareció agotador, hiriente y largo. Hoy creo que esta fue una decisión que moldeó mi carácter. Me cansé de escuchar “estás loca”, “típico tuyo ” y comentarios muy groseros del estilo “mirá, lo más importante es la vida de tu hijo, no tu experiencia de parto”.

Con esas cosas me di cuenta que puedo tener más diplomacia, respeto y paciencia de la que me creía capaz. Mi pareja me ayudó muchísimo, y hubo dos cosas que le agradeceré de por vida. Primero, que me enseñó con el ejemplo que no importa lo que piensen los demás. Eligió informarse para poder decidir conmigo. Y en segundo lugar, me liberó del miedo dejándome tranquila que la decisión era de los dos y que los resultados iban a ser responsabilidad de ambos. Así fue que un día la decisión estaba tomada.

¿Cómo viviste el tiempo posterior al parto?

El post fue maravilloso. Ocho horas después del nacimiento llegué a mi casa, estaba energizada, exultante, FELIZ. No podía dejar de mirar a mi bebé y enamorarme de ella más y más. Todo fluyó, el primer día dormimos mucho las dos y fui escuchando mi instinto para resolver las situaciones que iban sucediendo. El mejor consejo me lo dio una muy buena amiga, y se los dejo: “Tú escuchá tooooodo lo que te van a decir, y con cara de paz decí que sí. Después hacé lo que a TI te parezca”.

Creo que la maternidad es un ejemplo más, en el cual las personas descubrimos que no todo funciona para todos. Lo que es bueno para uno, puede no serlo para el otro, y cuando las opciones del otro difieren de las nuestras creo que deberíamos alegrarnos, porque esa persona está pensando en decidir algo para ser feliz. ¡¡Y de eso se trata!!!!

Por Federica Cash // Edición Carolina Anastasiadis

1 comentario

  1. tania says

    Hola chicas! recien hoy me desayuno q tienen este blog. Adoro leer experiencias de otras mamás. hacen q recuerde mis embarazos y partos y eso me encanta. Tengo un nene de 5 y una niña de 3. Cuenten conmigo como lectora! adelante en su proyecto y gracias por conpartir sus experiencias. BESOS Tania!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s