Mamáaaaa!
Dejar un comentario

¡Más burbujas por favor!

Estamos cansados y deseamos llegar a casa a bañarnos. Estamos estresados y sabemos que un baño nos reparará. El momento del baño, de entrar en contacto con el agua, es especial, nos brinda bienestar, baja nuestro nivel de estrés. Si de adultos disfrutamos como niños cuando se da la posibilidad de tomar un baño por más de 10 minutos -a puerta cerrada y sin ojitos espías-, es de esperar que para los bebés, ese momento en el que entran al agua sea de una riqueza y placer increíbles.

Antes de llegar a la “vida”, pasamos 9 meses en un medio líquido y, con seguridad, es por esa sensación de familiaridad con el agua, que sentimos calma cuando somos bebés y nuestra mamá nos sumerge en el bañito. A pesar de la diferencia de temperatura que al principio puede descolocar -y hacer llorar-, generalmente todos los bebés disfrutan de su baño. Y los padres, luego de perder el miedo a que se nos resbale cuando queremos pasarlo a la toalla, también. El momento del baño es importante, no en vano, documentar ese “primer bañito” es casi un hito en algunas familias.

El momento del baño es de conexión entre padres y bebés y es tan importante que hasta estudios se han hecho sobre el tema. Hace unos días di con una encuesta realizada a 35.000 padres de niños de entre 0 y 3 años en Brasil, Canadá, China, India, Filipinas, Reino Unido y Estados Unidos. Los papás encuestados afirmaron que si sus bebés pudieran hablar y decir algo sobre ese momento dirían: “Más burbujas por favor”. Claramente los bebés no hablan, pero se delatan con sus ojos y gestos de emoción.

Otra de las conclusiones de este estudio indica que “los padres valoran el momento del baño como un momento para conectar emocionalmente con sus hijos…” Tiene todo el sentido si consideramos que tanto el contacto físico como el contacto visual fomentan la conexión emocional… cuando estás bañando a tu bebe, por precaución y/o por opción, no podés estar haciendo nada más; estás ahí. Vaya si será un momento de calidad, sin celulares ni tecnología que medie en esa relación.

Cuando mi hija Alfonsina era beba, buscaba de mil maneras, formas para enriquecer su mundo, para estimularla. Tan preocupada estaba en brindarle experiencias multisensoriales espectaculares, que en realidad, pasé por alto que había un ritual que practicaba todos los días, que era igual o mucho más enriquecedor para ella que cualquier otra actividad. ¡Encima era gratis!

Les dejo otros datitos que me resultaron interesantes sobre el momento del baño…

  • Las experiencias cotidianas en la vida de un bebé pueden ayudar a desarrollar y estimular sus sentidos, y pueden proporcionar a los padres la posibilidad de fortalecer la capacidad del bebé para aprender, pensar y crecer.
  • El simple ritual del momento del baño y el contacto piel a piel a través del masaje, crean oportunidades perfectas para que los padres generen experiencias multisensoriales a través de lo que el bebé siente, observa, escucha y huele.
  • El ritual del baño puede promover el desarrollo social, emocional, cognitivo y físico de los bebés.
  • Se demostró científicamente que la estimulación multisensorial apoya el desarrollo saludable de los bebés prematuros y de los nacidos a término.

Así que papás, a bañarse y a bañar a esos bebés que quieren más burbujas.

PD. Sepan igual que aunque el estudio no lo diga, en invierno, vale baño día por medio.

JOHNSON. IMAGEN

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s