All posts tagged: maternidad real

La vecina

Cuando me mudé al apto en donde vivimos desde hace un año, pasé semanas sin sillón, sin tele, sin mesa. En pleno cambio de vida, de casa nueva y vida nueva, quise tomarme el tiempo (que tampoco fue mucho, pero no fue ansioso) para decidir qué muebles quería que me acompañaran a vivir.  Al estilo Marie Kondo, quería que todo lo que estuviera en ese nuevo metraje -chico, por cierto- me diera felicidad. El sillón llegó a las pocas semanas, la tele muchísimo después, y antes que la mesa llegó una preciosa biblioteca. Sinceramente no sé si porque fue de lo primero que tuve o de lo poco que hay para mirar, pero cada persona que me visita desde entonces, repara en ella. Es de esas tipo escalera, recostada contra una pared, de un color que no es blanco y tampoco es gris. Como usada, pero nueva. Cansada de tanto libro, eso sí. Me gusta estar en casa. Logré ese propósito. Hay mucha luz y la vista despejada me da el aire que necesito para …

Te leo

Una de las cosas que más me gusta de leerle a mis hijas en las noches, es revisitar cuentos o personajes que leí de chica. Pero el disfrute va bastante más allá de eso. Primero porque cada vez que les leo, aprendo cosas yo también y en segundo lugar, confieso que lo que más me fascina de esas instancias son sus interrupciones con preguntas que me desafían. Amo los diálogos que los libros generan. “¿Por qué se hizo artista si no era un trabajo, mamá?” “¿El que trabaja de artista puede pintar todo el día?” “¿Qué significa “reformador”? “¿Es cierto que en ese tiempo algunos niños no iban a  la escuela?” Anoche nos pusimos a leer “Me llamo José Pedro, y así me hice reformador”. Es un libro sobre José Pedro Varela que integra una colección sobre la vida de personalidades del arte, la cultura y la sociedad, con títulos como “Me llamo Juana” (por Juana de Ibarbourou), “Me llamo China” (por China Zorrilla), “Me llamo Pedro” (por Figari), entre otros. En cada uno de …

Steffi Rauhut es Not Only salad, y más

Llegamos sobre las dos de la tarde y nos abrió Nacho, su marido. Nos acomodamos en el living y minutos después apareció Clemen gateando, escapada del dormitorio de los papás en donde Steffi Rauhut se estaba cambiando luego de terminar de hornear una torta. Nachito, de 2 años, nos recibió pegado a la ventana, asombrado con el tractor que abajo del edificio cortaba el pasto del jardín. Y llegó Steffi, pelo recogido e impecable, cara luminosa. Steffi es modelo –hizo campañas acá y para Argentina y comerciales para Uruguay, Argentina, EEUU, Reino Unido, Colombia y más países – pero antes que eso, es cocinera. Su blog “Not only salad” nació en 2015 como forma de expresión para compartir recetas y terminó transformándose en un medio de vida que es fiel reflejo de una personalidad práctica, despojada y a la vez sofisticada. ¿Qué querías ser cuando eras niña? Siempre me gustó cocinar pero me apasionaba también todo lo que es la arqueología, especialmente egiptología. Tengo muchos libros sobre eso que me regalaron en mi infancia. Me …

10 cosas que aprendí de mis hijas

Entre las dos y las tres de la tarde, unos pajaritos revolotean en la ventana de la cocina. Los escucho, cantan. Creo que siempre lo hicieron, pero hace pocos días que presto atención. “Shhh, ¡escuchen!” les digo a Alfo y a Fran. Miran atentas hacia la ventana pero no hay nada. “No miren, ¡escuchen!”, insisto. Se acercan despacito, con las manos en las orejas como queriendo agudizar el oído y logran escuchar el alboroto. “¿Nos cantan a nosotras, má?”. Me río. Por dentro, me regocijo del descubrimiento y de haberlo compartido. Desde que nos mudamos y podemos ver el mar también buscamos adjetivos para el agua cada mañana. “¿Cómo está el mar hoy?”. Mi pregunta abre el juego mientras la chiquita de tres años apenas puede abrir los ojos ante tanta luz y la grande mira con cara de “no me molestes tan temprano”. “¡Está picado!” dice Fran que mira con medio ojo abierto. “¡No! Está con olas”, pelea la mayor. Y yo lo disfruto. Las disfruto. Estos días vengo con una idea rondando en …

Jujy: “La maternidad puede ser un gran espejo que nos pone siempre en evidencia”

Ella es la mamá de Salvador, Indro y León, inquieta, divertida y reflexiva. La elegimos para que nos contara qué aprendizaje y cambios llegaron junto con sus bellezas. Aquí compartimos la reflexión de Jujy Fabini: Cuando te convertís en mamá pasan muchas cosas, y todas y cada una de ellas generan cambios y aprendizajes.  Es como que pasa el monstruo de Tasmania,  te hace girar 20 vueltas y te deja parada en la vereda de enfrente. Y desde ahí empezás a ver el mundo desde otro lugar. Para empezar, la vida ya no gira más en torno a nosotros, sino a ellos, si son tres… imaginen. Nos convertimos en un instrumento, con la titánica responsabilidad que ello implica, de miles de cosas: de paz, de amor, de salud, de enseñanzas, de bienestar, de experiencias enriquecedoras de todo, porque ellos conocen el mundo y la forma de vivir en él, a través nuestro. Y ser consciente de eso, moviliza y te obliga a pararte en un lugar de mucha mayor consciencia.  A pesar de los mil …