All posts tagged: naturaleza

Naturaleza inspira

Cada vez que está por llegar el verano ansío con fuerza la hora de sacarme los zapatos y pisar  y oler la arena por varios días. Lo imagino y empiezo a sentirme bien. Amo andar descalza y siempre que me aseguro una temperatura que no genere hipotermia lo hago en invierno también, cuando encuentro pasto cerca. Hay algo de libertad y de descarga con la tierra que no entiendo bien pero sé que necesito. Tiempo atrás en el programa de radio donde trabajo entrevistamos a la fotógrafa Tali Kimelman por su proyecto Baño de Bosque en el Arboretum Lussich. Antes de esa nota, me puse a investigar de qué se trataba eso de “bañarse” en el bosque, un concepto que a priori me parecía raro. Enseguida encontré información, al parecer es una práctica no tan peculiar en otros lares. Proviene de Japón (allá se llama Shinrin Yoku) y básicamente consiste en pasar un tiempo en un bosque o en cualquier lugar con naturaleza abundante porque está probado el bienestar que trae para la salud; algo …

Christian Plebst: “El aprendizaje de hoy debe ser un aprendizaje de la vida, no para ganarse la vida”

Las máximas que sostiene en su discurso movilizan. Tras tres décadas de trabajo con niños y jóvenes, además de una biblioteca que es la gloria de cualquier educador, este psiquiatra argentino afirma que los niños aprenden más por lo que los adultos somos que por sus palabras; que la educación es de “ser” a “ser”, y que educar es -entre otras cosas- descubrir la potencialidad de cada uno y brindarla al mundo para su evolución. Asegura enfáticamente que somos seres biológicamente diseñados para dar y recibir amor y que de modelar eso se trata la educación. De estos temas, enmarcados en la Pedagogía Consciente, hablará Christian Plebst (psiquiatra y conferencista internacional) junto con la fonoaudióloga Beatriz Peco el próximo 3 de agosto en Uruguay. Aquí un adelanto de lo que se viene en esa jornada. ¿Por qué importa ser conscientes de nosotros mismos para ser buen padre o educador? Nos estamos haciendo conscientes de que así como hay una mirada para afuera que tiene que ver con la razón, existe un mundo interno que se …

Casi sabia

…así es la Naturaleza y lo descubrí con la maternidad. Te sorprende al principio con esas dos rayitas luego de un mes con más puntería que tiros. Al tiempo ves en la pantalla de la eco un puntito que late, y tú que no estás haciendo nada más que viviendo. De hecho te sentiste tan mal que a gatas comiste …o sólo comiste pan. Y crece porque «la Naturaleza es sabia», pasan 6 meses y esa panza que era un agua viva extra large ahora es redonda y de embarazada. Ya te dejan pasar en la cola del súper. La Naturaleza es sabia porque eso ocurre justo cuando más pesada te sentís. Meses después te das cuenta que metiste 20 kilos pero bajaste 25 en base a una buena lactancia. Ahí agradecés esa sabiduría y tanta perfección. Aunque capaz que la parte que más te sorprende es que al ratito de parir, tu cuerpo ya esté generando alimento para ese crío. Increíble. También te asombrás al ver que de un día para otro pasás de ser …

“¡Mami nos olvidamos del Día del Niño!”

El otro día fui a buscar a mi hijo al colegio y me encontré con una imagen que me conmovió. Una camioneta llena de niños sentados uno arriba del otro como sardinas enlatadas. Dicha imagen, difícil de ver hoy por hoy, -aclaro que no vivo en Montevideo, vivo en un lugar muy tranquilo- me trajo recuerdos imborrables de mi niñez, de las idas y vueltas del colegio en una camioneta llena de hermanos y primos en donde no entraba una alfiler más. Dejo en claro que con este relato, no estoy haciendo apología de cómo nos manejábamos antes en relación a la seguridad en los autos, simplemente me emocionó al llevarme a mi pasado. Hoy cada niño tiene su silla, su cinturón, su seguridad máxima. Y el progreso justamente tiene que ver con la toma de consciencia que hemos ido adquiriendo con el avance de la humanidad. Como padres, estamos constantemente bombardeados de información que proviene de incesantes investigaciones, que nos obligan a estar todo el tiempo evaluando, midiendo, cuestionándonos si esto estará bien, mal, si «x» situación vivida le repercutirá …

Todo vuelve

Hace unos meses decidí volverme al campo. Y eso que de chica no era fanática de vivir alejada de todo lo que estaba pasando, porque eso era lo que sentía, que me estaba perdiendo de lo que ocurría, como si en el campo no pasara nada. Pero como la vida es sabia, pusieron frente a mí a un hombre amante del medio rural y de los miles de beneficios que surgen de él, y todas las cosas que dije a viva voz de chica, me las tragué de un soplo de grande al decidir volver. Porque eso fue lo que sentí, que volví. Regresé a mis raíces, a mi centro, a mí. Y hoy veo en mis hijos ese brillo de libertad que supe disfrutar sin ser consciente que lo estaba haciendo cuando era chica. Veo a mi hijo de tres años salir de casa corriendo, nervioso por la llegada de la cosechadora, veo a mi beba mover los pies ansiosos cuando se acerca su papá a caballo -porque implica su paseo al trote después-, …