All posts tagged: sueño

“Todavía no hay plena conciencia de la importancia del dormir”

Recuerdo cuando era niña y me quedaba a dormir en casa de mis abuelos; mi abuelo me despertaba muy temprano diciéndome que al dormir perdía tiempo de vivir. Nací con ese “chip”; dormir era perder el tiempo; entonces nunca le di demasiada importancia a la llamada “higiene del sueño”, era desordenada con los horarios y muy noctámbula. Hoy por hoy, mis hijos me han ayudado a ordenar mis noches -y días-, ellos me exigen estar con energías cuando sale el sol y bajar los ritmos cuando oscurece. Los hijos, en mi caso y a diferencia de muchas mamás, me han ayudado a dormir mejor. Pero ¿para qué sirve dormir bien? ¿Qué tan importante es en nuestras vidas? ¿Qué puede suceder si a lo largo de varios días dormimos mal? Las conclusiones a las que ha llegado el especialista, conferencista e investigador argentino, Dr. Daniel. E. Vigo, son realmente determinantes y puede que asusten un poco; la falta de sueño nos puede llevar a no recordar, a comprometer nuestro rendimiento, afecta el estado de ánimo y …

Nadie duerme ya en sus camas

Hace tres años y medio que no duermo 8 horas de un tirón. Lo saben. O por lo menos lo sospechan, porque vengo un poco obsesiva con el tema. Y es que dormir es TODO. Y te das cuenta cuando no podés hacerlo de la manera en que se debe: en tu cama y durante más de 6 horas de corrido. Dormir es un derecho humano que se interrumpe con la maternidad, tal vez porque las mamás somos un poco sobre-humanas; díganme si no. Lo comprobé cuando haciendo memoria caí en que hace también tres años y medio que no me enfermo. “Mamá está en cama” es una gran falacia porque mamá, no solo no se enferma sino que ni enferma iría a la cama. A ver si nos entendemos: “Mamá” y “colchón” son palabras disociadas. En algún momento de este periplo, pensé que me volvería loca. Imposible que más de 900 noches (¿se dan cuenta?) de sueño cortado, pasen sin secuelas. Perdí memoria (por lo menos atribuyo a eso mis despistes cotidianos) y mi …

Una APP para poder decir #HoyDormimos

Siempre se dice que antes que los bebés y niños duerman, lo ideal es que compartan un momento tranquilo con los papás. Ahí entran cuentos leídos o inventados, tarareos y entonaciones (o intentos) de canciones varias. La música es un aliado histórico de las mamás a la hora de llevar a sus hijos a la cama. En casa, cuando tuve a Alfonsina me di cuenta que debía hacerme de un nuevo repertorio cuando terminé por transformar con poco oído, parte del cancionero del rock nacional a estilo “de cuna”. Así creé una especie de Babies go Buitres y otros más. La música es parte del ajuar del sueño y así lo entendió Johnson’s Baby que acaba de lanzar en Uruguay una APP con canciones de cuna y con la posibilidad de registrar los horarios de la rutina previa a ir a la cama, entre otras cosas, para conocer los hábitos de sueño de nuestro hijo y saber cómo mejorarlos. Para crear esta APP, Johnson’s Baby investigó y se asoció con expertos del sonido y del …

Dormir sin llorar

Hace unos días les presentábamos el testimonio de Mery, una mamá de dos varones que aplicó el famoso –y polémico- método del Duérmete Niño para enseñarle a dormir a su hijo menor, cuando ni los mimos ni el canto ni los cuentos daban su resultado. Lo aplicó y le resultó, y era de esas mamás que jamás había ni pensado que dejaría llorar a su hijo más de dos minutos. Hoy compartimos el testimonio de Luli, una mamá defensora de la “crianza natural”. Es mamá de Gaia (7 años) y de Sol (8 meses). Ella, tras buscar algún salvavidas para orientar el sueño de su hija mayor, dio con una alternativa para que la niña durmiera… pero sin llorar. ¿Cómo duermen ellos? Gaia se duerme con un cuento y mimos en su cuarto, a veces se despierta de noche y muchas veces se viene a nuestra cama. Tiene épocas. Ahora que nació la hermanita viene más seguido. Sol se duerme solita y casi toda la noche, casi desde el mes de vida, junto a nosotros en …

Duérmete niño, duérmete ¡ya!

Sin hijos, todos pasamos alguna noche sin dormir; seguro hemos ido a estudiar o a trabajar con pocas horas de sueño, tras alguna salida que se extendió más de la cuenta. Sin hijos, te das esos lujitos de pasarte de la hora, porque sabés que el descanso llega. Aunque tengas semanas complicadas de trabajo y actividades, siempre está allá adelante ese viernes que tras apagar la pc, puedas irte tranquilo a descansar el fin de semana. El descanso llega… más tarde o más temprano. Cuando tenés un hijo, esa certeza desaparece. De hecho la palabra “descanso” es un término que –al igual que “vacaciones”- empezás a resignificar. Si sos una mamá con mucha suerte, dormirás en la  noche. Con un poco menos de suerte, los primeros meses dormirás un poco de noche y otro poco de día. Pero también te puede pasar que te toque un niño imbatible al sueño. Un niño difícil, por no decir IMPOSIBLE. Porque eso también sucede. Tengo amigas con hijos que hace más de dos años no pegan un ojo …