Entrevistas, Home
Dejar un comentario

Rafael Bisquerra: “La emoción que más predispone a los conflictos es la ira”

¿Por qué es importante conocer las emociones? ¿Qué gano con saber lo que me pasa? ¿Cómo puedo mejorar mis vínculos a partir de conectar con la emoción que siento?

Rafael Bisquerra es director del Postgrado en Educación Emocional y Bienestar (PEEB), del Postgrado en Inteligencia Emocional en las Organizaciones (PIE) y otros postgrados y masters en la Universidad de Barcelona (UB).

Es catedrático de Orientación Psicopedagógica, Licenciado en Pedagogía y en Psicología, y hace unas semanas fue convocado por Fe y Alegría, Uruguay, (una organización que brinda educación de calidad en centros educativos de contextos vulnerables), para educar en las emociones a sus maestros.

Rafael es una eminencia en estos temas que tan seguido se vienen escuchando en nuestros días, porque se sabe que la forma de vincularnos con nosotros mismos y con los demás tiene que ver -justamente- con la capacidad o incapacidad de gestionar las emociones.

Sobre qué son las emociones y cómo podemos “trabajarlas” para vivir mejor, hablamos con este catalán, capo en la materia.

¿Qué son las emociones y qué diferencias tienen con los sentimientos?

La emoción es una respuesta compleja del organismo ante los estímulos que recibimos del entorno. Una emoción genera una respuesta neurofisiológica que se manifiesta con taquicardia, hipertensión, sudoración, temblor de piernas, etc.; también se manifiesta con el comportamiento, con la comunicación no verbal, nuestro cuerpo expresa las emociones. Tomando consciencia de las emociones que estamos experimentando dándoles un nombre (miedo, enojo, tristeza, etc.) llegamos al sentimiento, porque el sentimiento es la emoción hecha consciente. El sentimiento (emoción hecha consciente) con la participación de la voluntad, lo podemos alargar o acortar. Por eso los sentimientos pueden alargarse mucho más que las emociones que en general son breves.

¿Cómo podemos usar las emociones para vincularnos mejor y prevenir conflictos?

La forma de prevenir los conflictos es tomando consciencia de nuestras emociones, por ejemplo la emoción que más predispone a los conflictos es la ira; la ira es la palabra técnica que se utiliza para referirse a una familia de emociones que incluyen además de ira, enojo, enfado, rabia, furia, cólera, indignación, odio, etc., y estas emociones están en el origen de la mayoría de los conflictos. Por lo tanto si somos capaces de tomar consciencia y regular de forma apropiada esta emoción junto con otras, es una forma de contribuir a prevenir los conflictos.

¿Y cómo podemos lograr esa regulación?

Con entrenamiento, con gimnasia emocional, con el objetivo de desarrollar las competencias emocionales que incluye la consciencia emocional, la regulación emocional, la autonomía emocional, la capacidad de mantener relaciones positivas con otras personas, y también de hacer consciente el bienestar. Entre las técnicas para desarrollar estas competencias están la relajación, el mindfulness, la medicación, y muchísimas otras técnicas pero éstas que acabo de mencionar son esenciales para la privación de los conflictos y la violencia.

¿Cuáles son las principales emociones que aparecen en la vida cotidiana?

Entre las principales emociones están el miedo que tenemos cuando percibimos que estamos ante un peligro real e inminente, está la ira que incluye como dije antes enojo, rabia, furia, cólera, etc., que la percibimos cuando nos sentimos tratados de forma diferente a como consideramos que deberíamos ser tratados, otra emoción es la tristeza que experimentamos ante la pérdida que puede ser de personas queridas u objetos valiosos para nosotros, después la alegría que la experimentamos cuando valoramos que hemos logrado éxitos o que hemos progresado hacia nuestro bienestar.

Existen diversas clasificaciones de emociones básicas pero la más conocida es la del Psicólogo Paul Ekman que contempla seis emociones básicas: miedo, ira, tristeza, alegría, sorpresa y asco. Estas son las más importantes. Sin embargo dentro de cada una de estas emociones hay matices, por ejemplo dentro del miedo tenemos: temor, terror, pavor, pánico, desasosiego, susto, horror, etc. Si contamos las emociones con sus derivaciones llega a ver más de 300 e incluso el diccionario de emociones y fenómenos afectivos contiene más de 500.

¿Cómo podemos acompañar a los niños a transitar por las diferentes emociones de la mejor manera posible?

Esta pregunta es muy interesante, sin embargo la respuesta no es sencilla. Para responder a esta pregunta creamos en la Universidad de Barcelona, el Postgrado en Educación Emocional y Bienestar que son 750 horas en un año; cuando finalizan los estudiantes piensan que todavía les queda mucho por aprender. Para difundir todo esto se acaba de crear la red internacional de educación emocional y bienestar con la intención de dar a conocer la educación emocional con fundamento. Considero que la mejor forma de educar a los chicos es justamente con educación emocional, un tipo de educación que tiene por objetivo el desarrollo de competencias emocionales lo cual significa tomar consciencia de las propias emociones para regularlas de la forma más apropiada posible, desde la autonomía y autoestima, con competencias sociales que faciliten la convivencia y el bienestar conjunto.

Por Federica Cash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s