Mamáaaaa!
Comments 2

Las nuevas vacaciones

Cuando nos convertimos en mamás, las vacaciones se transforman. Allá lejos quedan algunas acepciones directamente vinculadas con el descanso, el librito en la playa y esos anhelados “días de spa” con tiempo para dormir, leer y vagar.

Cuando sos mamá primeriza y llegan tus primeras vacaciones, lo mejor que podés hacer es un click para aceptar y disfrutar de las mismas en tu nuevo formato, porque hay muchas cosas que cambian…

Cambian los temas de conversación. Ya no rondan en torno a ese viajecito que estaría bueno hacer a mitad de año para cortar la rutina y el tren de obligaciones. A la hora de la siesta (si la nena se duerme), la mamá ya no habla de esa escapadita de ensueños, porque desde que es mamá, por su cabeza rondan otros temas. Ayer tuve la suerte de poder dormir siesta; apoyé la cabeza en la almohada y esbocé un “gordo, ¿qué onda la caca que le cambiaste? ¿Sigue con diarrea?” Me sorprendí al escucharme. Por otro lado, si antes al “gordo…” le seguía alguna sugerencia indiscreta porque la siesta era “siesta”, ahora la siesta es SIESTA (el significado lo pueden ver en la RAE).

Chau hippismo. Cuando hace calor y uno sale de vacaciones a esa casa de la playa que antes nos desestresaba y nos hacía vivir unos días un poco más a lo “hippie”, ahora nos estresa porque los virus “colitis” de la casa de veraneo salen directo de la canilla de la cocina. Y el whatsapp del grupo “mamis” arde con cuestiones del tipo “Domper, dale Domper que a los dos días está notable”, o… “si le das agua, que sea bien fría y de a cucharitas, porque ni eso toleran”. Por una de esas colitis, este año aprendí que no solo es bueno lavar las mamaderas con agua hervida, sino que una vez secas, lo mejor es dejarlas en la heladera.

Peligro, mueble cerca. Si toca verano cuando el niño empezó a caminar, entonces mucho más peligroso que el sol de las 12 del mediodía es ese cajón con cuchillas, abrelatas  y destapacorchos que el dueño de la casa con hijos ya grandecitos dejó en la parte baja de la cajonera.

Nuevos horarios. Si antes a las 23.30 hs. nos estábamos levantando de la siesta reparadora pre-salida al boliche o a cenar; con un niño, a esa hora nos estamos volviendo de la joda. Si justo tocó asado en casa de amigos, se produce el cambio de equipos: salen las parejas “con hijos” y llegan los “sin hijos”. Quedan los dueños de casa y el asador, siempre ocupado. (Si la mujer dueña de casa es del equipo “con hijos”, entonces, probablemente mientras su marido sigue metiendo carne en la parrilla, ella termine en la cama, tratando de hacer dormir al -sobregirado- chucky. En caso de que fuera una misión imposible, siempre está el baby call)

La lectura. Años antes guardábamos para el verano esa novela de 800 páginas que durante el año era imposible en el trajín de trabajo. La terminábamos en la primera semana de licencia, a puro sol en la reposera de la playa, logrando en esas tantas horas de lectura una espalda envidiablemente negra. Ahora ni puro sol ni mucha reposera. Porque hay que ir a la playa antes de las 11 am y después de las 17 hs… y porque la reposera pasa a ser una especie de adorno (u obstáculo) si te toca un bebe caminador, enloquecido por el agua, la arena y fascinado con todos los “nennnes” de las sombrillas vecinas. Y el libro… el libro va de paseo con nosotros por si tenemos un “rato libre”.

El ejercicio. Si antes nos hacíamos alguna horita en el día para salir a correr o a caminar, ahora esa horita no está dentro de las 24 horas porque sencillamente no da el día. Pero como bien dicen, la Naturaleza es sabia, y a falta de tiempo para el ejercicio, junto con el niño Dios nos manda unos cuantos kilos que tenemos que subir a cuestas por dunas de 100 o 200 metros. Luego de 15 días de playa dos veces por día, los brazos y los glúteos quedan tonificados a puro esfuerzo consciente o inconsciente.

Las visitas. Si antes había una cola de parejas prontas para venir un fin de semana a nuestra casa alquilada, o hacerse incluso una simpática rateadita un lunes o viernes al trabajo para poder quedarse más, ahora… cuando saben que hay un niño (ni que hablar un bebe) en la casa… a la pregunta emocionada vía whatsapp al grupete de amigos de “quién se viene? Hay lugar!!”, la respuesta es…cri cri. Lo bueno es que, cuando la amistad es real, para el asado están todos!

Tiempo off. En vacaciones mamá es la mejor representante de Motociclo… lava platos, lava ropa, y se encarga de cortar, cocinar y preparar la comida. En vacaciones, mano a mano con el papá, no hay tiempo off que valga porque hay que hacerse cargo de la criaturita el 100% del tiempo. La carta “me tengo que ir a trabajar” no vino en la valija.

Así y todo, vale la pena postergar lectura, cambiar horarios, algunos hábitos, pasar por alguna colitis y deberías sentirte realizada si podés decir que dormiste por lo menos una siesta (con o sin comillas). Las vacaciones en formato “maternidad” son distintas. Para el descanso, nada mejor que la vuelta a la rutina.

Por Carolina Anastasiadis

2 Comments

  1. Vale la pena tener que renuciar a todo aquello que soliamos realizar cuando no teniamos hijos , Ser mamá es lo mas maravilloso del mundo. Lo mas importante es que nuestros hijos sean buenas personas , responsables con amor al projimo.Llegara el tiempo que podamos tener nuestro espacio por momentos solo para nosotras. tuve 7 hijos asi que se que es renunciar a muchas cosas ,que he podido retomar.,A pesar que experimente el dolor mas grande que hay en la vida , la muerte de uno de mis hijos Rodrigo por una mala praxis.
    Viva todas las madres, Viva la Vida. con amor Liropeya

    Me gusta

    • caroanas says

      Muchas gracias Liropeya por tu mensaje! Claro que sí, que vale la pena la renuncia, porque lo que nos devuelven los hijos nos llena mucho más que cualquier otra cosa. Gracias por leernos y por compartir tu experiencia!!! beso. Carolina

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s